22/05/2022
trees
Las confiscaciones de 1979 y la famosa "Piñata" de 1990, beneficiaron no sólo a los comandantes, también a muchos sapos, a los más allegados, a los más serviles.

La indiferencia y la falta de memoria histórica nos hacen repetir los errores del pasado.

La Piñata de 1990

Las confiscaciones de 1979 y la famosa “Piñata” de 1990, beneficiaron no sólo a los comandantes, también a muchos sapos, a los más allegados, a los más serviles. Los de baja categoría, se quedaron sin “Beatriz y sin retrato”, sólo con la nostalgia de la leyenda de comandantes y guerrilleros, que un día tanto los fascinó. Algunos no tenían profesiones ni oficios, lo único que sabían era hacer la guerra y decir “plomo”, servir de marionetas y hacer propaganda política en favor de la Dirección Nacional. Entonces, cuando el FSLN perdió las elecciones ante doña Violeta, se quedaron completamente desposeídos intelectualmente y materialmente, buscando qué hacer de su nueva vida.

Para que nuestra juventud sepa que el FSLN está compuesto por una banda de hampones, expertos en hacer todo tipo de movidas, todo tipo de maniobras deshonestas, y para que sepa reconocer a los ladrones de nuestro departamento y de nuestra ciudad de Boaco, hoy les presentamos los testimonios de diferentes personas. Algunas dieron su nombre y otras prefirieron omitirlo por razones de seguridad. Lista de propiedades confiscadas y piñateadas en la ciudad de Boaco en 1979 y en 1990

  1. La casa donde están las oficinas del INSS fue confiscada al matrimonio compuesto por don Humberto Guerrero y doña Yolanda Sobalvarro.

2. La casa donde está la Biblioteca Municipal, fue confiscada a don Juan Morales.

3. La casa de dos pisos ubicada frente al señor Emigdio Alvarado fue confiscada a don Víctor Ortega. Pasó a ser de Donald Córdoba, secretario político del FSLN en los 80.

4. La casa donde está el MINED, frente a la casa del señor Roger Buitrago se la piñateó Manuel Fuertes y todavía es de él.

5. La casa donde vive el señor Roger Espinoza Vallecillo, frente a la casa de don Ulises Cordero (q.e.p.d); era del coronel Gustavo Román Barquero. Fue piñateada por Manuel Fuertes, pero la vendió.

6. El Club Social, frente al restaurante Maraita, fue confiscado a sus socios. Durante los años de la revolución sandinista alojó las oficinas y la farmacia del MINSA.

7. El Club de Obreros, actualmente la CURACAO, fue confiscado a sus socios.

8. La Finca de Juan Ramón Aragón Marín, ubicada en la comarca Sacal, era del señor Rolando (El pollo) Miranda. El señor Aragón se la compró, en un precio irrisorio, porque le dijo que: “se la iban a confiscar, y antes de perderla por completo, mejor se la compro yo”.

9. La Finca que se robó Horacio Bonilla (el chele Bonilla) era del señor Carlos Orlando Martinez.

Agregamos testimonios recibidos a través de correos electrónicos y vía Facebook:

“Hola buenas noches, referente a la publicación de la PIÑATA, también tenemos el caso de las hijas de FRANCISCO MARTINEZ (chico Cleto), en aquel entonces uno de los hombres más ricos de Boaco, una de sus fincas la tiene actualmente EDGARD TALAVERA Y FAM, en la comarca Taswas con un título de propiedad otorgado por el sandinismo, en donde dichos títulos de propiedad no podían exceder las 15 manzanas y esta persona tiene esa finca piñateada la cual es de más de 500 manzanas propiedad de SUSANA MARTINEZ Y GUILLERMINA MARTINEZ (q.e.p.d), estas dos hermanas han tenido en litigio esa propiedad por más de 30 años, generando gastos exagerados, tuvieron posesionadas en esa propiedad pero EDGARD TALAVERA con un juez sandinista de apellido ROTCHOU, mandó a desalojar a estas dos hermanas con lujo de violencia, las cuales anduvieron huyendo por días debido a dicha acción de este corrupto juez”.

11. “Hay una propiedad de la cual mucha gente se enriqueció y fue la hacienda El Muñeco del señor Jorge Smith, la cual fue confiscada e hicieron de ella la famosa empresa Modesto Duarte, después de los 90, apareció como ASPRODIC a cargo de una de las mencionadas en la lista, Alba Luz Robles, hoy Hacienda Sánchez. Parte de esta finca se dividió. En la calle principal del Barrio, camino al instituto, existían los dormitorios de la Empresa Modesto Duarte, donde se suponía que dormirían los trabajadores, pero después aparecieron como dueños, dos trabajadores de dicha empresa: don Juan Bobadilla y su esposa en aquel entonces Elda Espinoza, y la otra persona que es la que vive actualmente: Ivania Cruz, Juez Local Civil en esta ciudad, y Salomón Alvarado a quien le quedó casi alrededor de más de media manzana de terreno y es trabajador de MTI. Se jactan decir: “mi casa” cuando no les costó nada”.

12. Mensaje del señor Mario Ortega:

“A don Víctor Ortega le confiscaron (le robaron) todas sus casas, tres haciendas inmensas: La Reina y la más conocida, Quinta Luz. Hombre trabajador de mucha honra. Le quitaron todo, hasta el vehículo en el que se movía, y todos los semovientes. Ni un alfiler lo dejaron sacar. A causa de eso murió de pena moral. Ratas sinvergüenzas.”

13. Mensaje de la Sra. Martha Sequeira:

Estimados, leí con mucho detenimiento el artículo escrito sobre las confiscaciones en el Departamento de Boaco ya que mi familia fue otra de las víctimas de esas confiscaciones.

Mi papá Carlos Sequeira Camacho era dueño de la finca Armenia en la Comarca El Tule. Esa finca, que era mayormente cafetalera, también tenía ganado de raza, caballos paso fino, cientos de árboles de aguacate, naranjas valencia, y un bosque de Caoba, Cedro y Pochote. La compró en 1962 y pasó hasta 1979 trabajándola para hacerla una finca modelo. Mi papá nació en la finca Quebrada de Agua, hijo de Cristóbal Sequeira (2do alcalde de Boaco) y Juana Camacho de Sequeira (nacida en Camoapa).

Y aunque se movieron a Managua, las raíces en Boaco siempre se mantuvieron fuertes y visitábamos frecuentemente. Armenia fue confiscada supuestamente porque excedía la cantidad “permitida” por la ley sandinista. Armenia tenía 1,000 manzanas y la ley aplicaba para fincas de MÁS de 1,000 manzanas. Mi papá luchó solo durante un par de años hasta que fue evidente que no se la regresarían y los ocupantes (Cooperativa) lanzaron un comunicado amenazándolo de muerte.

Sabemos que la finca no es ni la remota sombra de lo que fue. Muchas gracias por su atención.

Atentamente,
Martha Sequeira de Arias
Miami, Florida, USA

Más testimonios

Boaco Indígena dice:

“Las líneas de buses de doña Carmen Rocha, para sacarlas de circulación, la primera opción fue no venderle repuestos para sus buses, ni llantas, ya que el gobierno era el dueño casi absoluto de la venta de repuestos, y si querías reparar un bus tenías que caer en el mercado negro donde los repuestos eran incomprables, y cuando se logró parar uno de los buses y el hijo de doña Carmen, mi tío Richard, fue a trabajar en lo que eran sus rutas, entonces, el personaje conocido como el gato Feliz, por cierto mal agradecido, ya que mi tío Danny, le pagó la deuda que tenía con el banco, comprando la casa a dicho banco y para que no se quedará a verga, le regaló un taxi porque el banco ya había reposeído la casa y mi tío habló con el banco para que se la vendieran a él, porque si se la vendían a él, él le daría el carro a dicho personaje, ignorando que dicha alimaña, había el que le negó la salida a su hermano cuando fue en busca de trabajar las rutas las cuales le pertenecían a doña Carmen y entonces el tipo le dijo a mi tío que ya doña Carmen no tenía concesiones de rutas , por orden del Frente Sandinistas y el ministerio de transporte, el cual era dirigido en Boaco por Nilo Salgado y entonces vino la repartición de bienes entre connotados sandinistas de la época, entre ellos, Bolivar Peña, Boanerge Pastora, Evenor Hurtado y Armado López , los cuales pasaron a ser los dueños de las rutas que habían sido compradas desde el año 1960, a don Dionisio Castillo , Adolfo Rojas Don Luis Lozano y otro señor que era originario de Estelí de nombre Cándido Moreno, en ese mismo paquete se vio obligada a vender el hotel villa El Carmen a un sandinista de esa época por la irrisoria suma de 2,000 dólares, por presión del mismo Frente Sandinista , el cual la amenazaba con convertirlo en una base militar. Y para tu conocimiento, dice mi tío, que el mismo Emigdio Sequeira tuvo que reconocer que en ese aspecto hicieron mal con confiscar a doña Carmen, ya que esa señora era muy altruista y amante de los deportes, pues ella donaba uniformes para los equipos de beisbol y eso lo saben también dos connotados sandinistas como, Odel Ortega y Pano Luna, así como el ya desaparecido Julín Sotelo, los cuales lo tuvieron que reconocer públicamente en el programa Deportes y más, de la radio Cristal”.

Fin de los relatos.

Escrito el 17 de julio 2019 y actualizado el 23 de marzo 2022

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Pin It on Pinterest

Compartí

Compartí en las redes