22/05/2022
cooperativas agricolas sandinistasjpg2
El 9 de julio de 2019, les presentamos la primera entrega de este artículo, que es una reseña de cómo se gestó una de las más grandes ESTAFAS que cometió el FSLN, cuando llegó al poder el 19 de julio de 1979.

El 9 de julio de 2019, les presentamos la primera entrega de este artículo, que es una reseña de cómo se gestó una de las más grandes ESTAFAS que cometió el FSLN, cuando llegó al poder el 19 de julio de 1979. Era un grupo de guerrilleros que no tenían cama donde caer muertos, barbudos y greñudos. Entraron con una mano adelante y la otra detrás. Se proclamaban socialistas y en favor de la clase proletaria.

Arremetieron contra el “Imperio Yanke” hicieron, y hacen todavía, campaña brutal contra el Capitalismo. Pero poco a poco le fueron tomando gusto a las riquezas y al poder, y terminaron viviendo en las casas y en las fincas de los burgueses que ellos tanto odiaban. ¡Hipócritas! Tenían envidia de lo que poseían los burgueses y querían vivir como ellos.

“No se puede borrar, así como así, nuestra historia; sería matar la memoria y quemar nuestras glorias”, dice una canción de Ricardo Arjona. Es importante que las nuevas generaciones sepan lo que realmente ocurrió cuando los sandinistas llegaron al poder y los estragos que causaron a nivel nacional y en nuestra ciudad de Boaco, para que la juventud, reserva moral de Nicaragua, no repita los errores del pasado

confiscaciones de 1979

Las confiscaciones de 1979

Somoza y sus allegados controlaban el 20% de las tierras agrícolas antes del 19 de julio de 1979. El FSLN llegó con el proyecto de abolir “la clase señorial”, es decir, los “burgueses”, y el latifundio. Entiéndase por “latifundio”, las grandes extensiones de tierras que pertenecían a un sólo dueño. En agosto de 1979 pasaron a formar parte del Estado y transformados en cooperativas agrícolas.

El Decreto No. 3, emitido el 20 de julio de 1979, un día después del triunfo de los guerrilleros, facultó al Procurador General para que procediera de inmediato a la intervención, requisición y confiscación de todos los bienes de la familia Somoza, militares y funcionarios que habían abandonado el país desde diciembre de 1977.

En agosto de 1979, se creó el Instituto Nicaragüense de Reforma Agraria (INRA). El INRA llegó a controlar aproximadamente el 25% de las tierras fértiles de Nicaragua. Se habla de 1.500 fincas que fueron confiscadas a los somocistas con una extensión de alrededor de 800.000 hectáreas. En julio de 1980, el INRA ya poseía unas 200.000 hectáreas adicionales que no estaban sujetas al Decreto No. 3, sin embargo, fueron asaltadas por campesinos o el mismo Gobierno decidió confiscarlas, según el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, correspondientes a 1979-1980, en el capítulo IX sobre los Derechos Económicos y Sociales. Algunas de esas fincas fueron convertidas en Cooperativas Agrícolas.

La “revolución sandinista” fue la más grande estafa del FSLN en contra del pueblo nicaragüense. Salimos del somocismo para caer en las garras del sandinismo. El pueblo había puesto su esperanza en un cambio, pero salimos de una tiranía para entrar a otra todavía más inhumana que la primera. El pueblo fue traicionado y por eso el pueblo no los perdona. Fue un robo a mano armada en plena luz del día.

Tampoco quiero poner a los terratenientes como ángeles. No podemos ocultar que el campesinado ha sido siempre sometido, humillado y explotado en todos los gobiernos, tanto los de derecha como los de izquierda. No todos los confiscados fueron mansas palomas. Muchos patrones y terratenientes fueron unos déspotas y se lucraron de la fuerza de trabajo del campesinado, tratándolos como unos “don nadie”. Sin embargo, sería injusto olvidar a aquellos patrones que trataron con justicia y dignidad a sus trabajadores.

Conclusión

La llamada “reforma agraria” fue el proyecto “robolucionario” del FSLN, para apropiarse de las fincas de los grandes terratenientes, por medio de invasiones campesinas, independientemente de que los propietarios fueran somocistas o no. Las fincas fueron transformadas en cooperativas sandinistas, a través de las cuales se realizaba el lavado de cerebro de los campesinos en favor del FSLN y del marxismo-leninismo, se les inculcaba el odio en contra de los “burgueses” y del “imperialismo”, y se les entregaban armas para defender las “conquistas robolucionarias”.

Artículo escrito el 17 de julio 2019 y actualizado el 23 de marzo 2022

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Pin It on Pinterest

Compartí

Compartí en las redes