LA CORRELACIÓN DE FUERZAS

Es el momento para sacudirse de las dudas, de las inseguridades.

Por Tino Pérez

Un año después del despertar de abril, el panorama cívico está más que definido en términos de actores para encauzar el país por la ruta del civismo y el sentido común.

• A un lado como protagonistas del pasado, están los tiranos y sus seguidores; impregnados de poder, corrupción, abuso, inmoralidad y falsedad. Una masa compacta de individuos que atropellan, mienten, roban y asesinan a sus semejantes. Un grupo que se identificó como rescatador y se convirtió en estafador, que dijo ser una cosa y terminó siendo otra. Un grupo que no eliminó los errores del pasado sino que los multiplicó para dejar rastros en nuestra torcida historia, como el más nefasto que generación alguna ha experimentado: el dúo de sicópatas de El Carmen y sus hordas uniformadas, equipadas, adoctrinadas, pagadas y aleccionadas para ensangrentar con el rojo y enlutar con el negro. Todo porque se ilusionaron ellos mismos con el sentir de un acomplejado… no podemos perder el poder.

Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo

• Al otro lado como protagonistas del futuro, está el pueblo de patriotas. Ahora, lleno de héroes, de valientes, de portadores de dignidad, sencillez, humildad y entrega a la causa de rescate nacional. No portan banderas partidarias sino la auténtica insignia patria. Hay hombres y mujeres con dignidad dando lo mejor de sí, desafiando y derrotando moralmente al que se dice “valiente” por el arma mortífera que porta. Vienen del campo, de las aulas universitarias, de los gremios, de las organizaciones loables, de los barrios, las aldeas, pueblos y ciudades. Se ha visto su empuje… no han derribado muros ni barricadas, han saltado sobre ellas con tanta determinación, que han enloquecido al tirano y trastornado a sus huestes y seguidores.

Protesta de Nicaragüenses convocada por la
iglesia Católica.

• Y en el medio, están los tibios, los cómplices, los indiferentes, los asalariados, los comprados, los vendidos, los mediocres y los pobres diablos que viven por sus bolsillos y sus trivialidades mundanas. Esos que se cobijan con colores partidarios desprestigiados, esos mini grupos con personería jurídica o licencia para sobrevivir, pero sin masa popular; esos predicadores y colectores de diezmos, esos que cobran y se creen legisladores, esos que gritan en las radios por ser testaferros de ocasión, esos que cambian de partido cuando el otro ofrece más, esos ciegos y sordos a la triste realidad, esos temerosos y esos que murieron hace rato y todavía no han sido enterrados por alguna u otra razón. Todos esos que viven el presente como viajando en un barco a la deriva, ahorrando provisiones mientras llega la tempestad que no podrán detener.

Arnoldo Alemán y su esposa
Maria Fernanda Flores

Bien claro está el panorama actual, confundirse ahora es desperdiciar la oportunidad que tanto ha costado merecer. Es el momento para sacudirse de las dudas, de la inseguridad; es el momento para llenarse de confianza, confrontar y decidir a la manera de Anaxágoras: “Si me engañas una vez, tuya es la culpa. Si me engañas dos, la culpa es mía.”

Siga a Tino Pérez en Facebook/TinoPerez

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.