Lloro de Alegría, lloro por 535 mártires que ya no están.

Estoy escribiendo y llorando…Sigo llorando…Es un llanto de alegría, felicidad y compromiso-Alegría al ver  a todas y todos nuestros héroes libres y firmes.  Dando ejemplo de la bravura, con la convicción de seguir en este andar hasta que el tirano y su familia salgan del poder y juntos a ellos, aquellos que se creen invencibles antes sus seguidores y sus cámaras, pero que al igual que el “puchito” de sus militantes se muestran derrotados y rabiosos con este pueblo que les ha dado la espalda y que ni su música y las migajas del botín que se ha robado su jefe, hará  retroceder esta firme decisión de cambiar el rumbo de esta desgracia que hoy gobierna Nicaragua.

Felicidad por las madres, hijos, esposas, esposos y vecinos que reconocen el sacrificio que han tenido que pagar estas y estos héroes del amor.

Compromiso, con los más de 535 mártires de la lucha, por los desaparecidos que aún no se percibe el número de ellos, pero que la justicia dará cuenta de ello y los sicarios que participaron de esta matanza, junto a los cabecillas de un partido, que pudo ser ejemplo para la historia y hoy está destinado para ellos: el repudio, la vergüenza y el oprobio.  Porque hasta los héroes y mártires de la liberación del 79 fueron traicionados.

Esta mezcla de sentimientos, emociones y valores, son la fórmula que ha inspirado a nuestro pueblo para llevar a feliz término el cambio de gobierno, anticipado y sin la menor duda, porque la respuesta del pueblo será contundente.

Les escribo a los tibios, los vacilantes, los engañados, los timoratos, los confundidos, no se dejen manipular por un tirano que no les reconocerá el mínimo de sus esfuerzos, antes bien reza aquel refrán: “mal paga el diablo a quien bien le sirve”.

Báñense de esa brisa de arrojo y valentía que nuestros excarcelados y excarceladas, le están dando a toda Nicaragua, incluso a ustedes.  La dignidad, la moral sana, el juicio justo, son herencias valiosas para sus hijos e hijas, no los arrastren a la ignominia.

Fíjense que les mintieron cuando les dicen que son “culitos rosados” las y los “vandálicos”.  Vean las casas humildes en las que son recibidos.  Su riqueza, que no tiene precio, ni se puede contar, son esas ansias de libertad y amor a Nicaragua.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.