Un mes de grandes expectativas.

Junio, ¿Será el Mes que abra las puertas a la Libertad?

Por Tino Pérez

Miami 10/6/2019

Para algunos, se ha llegado a un punto de impasse. El dictador y sus voceros afirman que “los golpistas” fueron derrotados y que son merecedores de indulto y perdón. Ahora es ley aprobada en el chiquero nacional pero no tiene validez internacional. Así, los culpables se tranquilizan para mientras llega la verdadera justicia y el orden constitucional.
Para otros, estamos en un punto aprendizaje, un reto lleno de esperanzas basado en la recompensa Universal por haber conocido el mal y experimentado un despertar.
Y siempre, no sobran los acomodados, los tibios, los indiferentes, los zancudos que se arrodillan ante los gritones, y bajan la cabeza o estiran la mano para beneficio propio con la cacareada personería jurídica y los prebendas que conlleva.
El lado opresor ve al país entero como un campo de batalla, y a sus habitantes, como enemigos actuales o potenciales que ponen en peligro el plan continuista de “no perder el poder.”
Y a un año del nuevo despertar, todavía hay mucho que aprender, no tanto por el lado del opresor sino por el lado de los oprimidos: falta de unidad de mando en vez de oposición colegiada, muchos desaciertos, crudas realidades y pobres potencialidades. Las cosas complejas requieren simples soluciones, mucha voluntad y entrega total.
Se ha llegado a un momento en que lo negro no puede ser visto con rayos de claridad y lo claro no puede ser opaco sino trasparente, para no volver a pecar. Nada en este mundo es gratuito, todo tiene precio y las cosas nobles requieren atinada inversión. Si hay orden, habrá justicia y en todo proceso de cambio, la paciencia y la serenidad son indispensables. También, es oportuno recordar que muchas causas nobles se han salvado y han prevalecido por el arte de la improvisación.
Si para el dictador y sus cómplices la patria es un campo de batalla, vale la pena participar en ese campo de batalla, porque el hombre siempre ha luchado por su libertad. El costo siempre ha sido alto, pero como ya enfatizamos, nada es gratis en este mundo, todo requiere sacrificio y empeño total. Ellos, los tiranos, hablan de paz, pero la paz verdadera fluye de adentro, no de las condiciones externas y los deseos malsanos. Por eso, el nicaragüense reza desde pequeño a su Señor: Padre Nuestro que estás en los cielos…

Siga a Tino Pérez en Facebook/TinoPerez

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.