La otra cara de la moneda de “Zekeda”

La otra cara de la moneda de “Zekeda”

“No podemos perder el poder, habrá Frente Sandinista hoy, mañana y siempre.”

Por Tino Pérez
El sandinismo convertido en orteguismo era para destronar una dictadura, decapitar a los burgueses, eliminar la oligarquía y rescatar el proletariado. “Los muertos nos exigen luchar” decía un supuesto proletario que ahora es un multi millonario.
Y los “revolucionarios” rápidamente sacaron las uñas, sacaron las cartas debajo de la manga y se dejaron conocer por lo que realmente eran: simples piñateros de ocasión. Sin guardar los fusiles, se recetaron mansiones, propiedades, se llenaron los bolsillos, “ajusticiaron”, encarcelaron, masacraron, y así celebraron el triunfo de la revolución. Al rato, uno de ellos dijo: “No podemos perder el poder, habrá Frente Sandinista hoy, mañana y siempre.”
El gran fraude histórico había comenzado, esa frase era la verdadera razón por la que los muertos exigían “luchar”.
Hoy la lucha sigue porque lo acumulado no se puede perder. Cada año el convencido dictador celebra el “paso a la inmortalidad” de ese expresivo jefe de la Tendencia Proletaria. Los millones son muchos, las propiedades son descomunales, los negocios son exorbitantes, los monopolios se multiplican… para eso era la “lucha”, las diatribas ideológicas eran puras babosadas de cantina, pura calentura para engañar a la gente; siempre sentían envidia por los burgueses, los acomodados y por eso…
Esa es la cara oculta de la moneda, la voluntad de Zekeda y su mujer convertidos en bastiones del poder que garantiza la comodidad, lo mal habido, la impunidad, la voracidad y la sensación de que el partido es la patria rojinegra que no puede desaparecer. Por eso Jacinto Suárez dice que, si sacan a Daniel, el pueblo rojinegro se levanta en armas.
Los operadores claves como Chico López y Moncada Lau, ni siquiera tienen que hablar, sólo cuidar la plata y pasar la orden del jefe; los gritones como Porrón y el mini canciller, se especializan en desvirtuar la realidad; los duros como el consuegro y el compa Avilés, dosifican el palo y el plomo para perdurar y satisfacer al que promete eternidad.

Chayo Palo o “El Árbol de La Vida”

Con entusiasmo, los patriotas botaron árboles de lata porque eran mastodontes sin ningún valor, sólo caprichos de la segunda en control. Desde entonces, el sistema revisado es como un árbol real con raíces abonadas de poder adquisitivo, tronco revestido de rifles y armas de poder, ramas de prebendas para los que estiran la mano y hojas que nadie puede mover sin el permiso de El Carmen porque allí está la fuente que sustenta lo demás… el pulpo que palpa cada fibra de actividad.
Esa es la otra realidad, el descomunal fraude que se inició cuatro décadas atrás como una punta del témpano, mostrando lo que se prometía para engañar y ocultando la podredumbre que día a día desangra a este sufrido país.

Siga a Tino Pérez en su Facebook dándole click al enlace——->>>> Facebook/TinoPerez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *