Segunda Carta Abierta al Nuncio Waldemar

Del Muro de Maria Nicaragua

“Nuestros presos políticos, son hombres y mujeres valientes sin armas. Los esbirros se sienten fuertes porque están armados y se deleitan humillando a sus víctimas.”

Maria Nicaragua

Señor nuncio,

Discúlpeme una vez más si dejo a un lado las formalidades, la exégesis, la teología y el derecho canónico al que usted está acostumbrado; y me voy directo al grano con un lenguaje más accesible al común de los mortales.

En un momento dado, usted dijo que “en este país no hay confianza, hay mucha mentira”, y que “algunas fuerzas están minando el campo” al proceso que busca una salida a la crisis. Permítame recordarle, que si aquí hay alguien que dice mentiras de lo más descabelladas, alucinantes y repugnantes, es la dictadura Ortega-Murillo.

Inventar que hubo golpe de Estado, que aquí hay más terroristas que en el medio oriente, que un bebé de 11 meses se suicidó, es de lo más perverso que puede existir. El asesinato del preso político Eddy Montes por un custodio, justificando defensa propia, forma parte de la sarta de mentiras nauseabundas que este gobierno criminal viene inventando desde hace un año, para justificar su extrema maldad. Usted, señor nuncio, ha sido uno de esos que ha caído como un inocente, ¿O voluntariamente? en las patrañas, en los enredos, en la telaraña que ha tejido este gobierno criminal.

Cuando la policía reprimió, y el paramilitar German Dávila Blanco disparó contra los manifestantes que realizaban un plantón en Metrocentro, el 30 de Marzo 2019, usted señaló a esos ciudadanos de “entorpecer las negociaciones”. Ellos sólo estaban ejerciendo sus derechos legítimos de exigir libertad y el cese a la represión bajo todas sus formas.

El gobierno acusa otra vez, y esto no es ninguna sorpresa, de que hubo un enfrentamiento entre guardias y rehenes políticos en la cárcel La Modelo. Me hago la pregunta: ¿Es que los rehenes políticos estaban armados? Sus únicas armas, son la valentía, la dignidad y la convicción patriótica que tienen para enfrentarse a las bestias que los tienen secuestrados, que los torturan, que los mantienen en condiciones infrahumanas.

Nuestros presos políticos, son hombres y mujeres valientes sin armas. Los esbirros se sienten fuertes porque están armados y se deleitan humillando a sus víctimas.

Usted, en su calidad de “testigo y acompañante”, que mantiene, según sus palabras, un canal abierto entre la dictadura y la oposición de Nicaragua, no siga alcahueteando a los Ortega-Murillo y a sus esbirros, porque ellos están asesinando al pueblo. Ellos han mostrado el rostro más inhumano en sus 12 años de mal gobierno.

Jesucristo, a través de la Iglesia Católica proclama que la vida humana es sagrada y que la dignidad de las personas es la base de una visión moral para la sociedad. En este momento, el pueblo se siente desamparado ante el constante asedio y la falta de respeto a su vida y su dignidad.

Como dijo monseñor Silvio Báez: “Aquí no hay dos grupos que se enfrentan. Aquí lo que hay es un grupo idolátrico que sacrifica seres humanos”.

Yo creo que llegó el tiempo de que el pueblo de Dios tome en serio su rol como bautizados, amparados en el Concilio Vaticano II que dice: “La Iglesia es: Pueblo de Dios en marcha”, “Piedras vivas” de este edificio cuya piedra angular es Cristo. Esto quiere decir que no debemos quedarnos pasivos. No debemos tener miedo de practicar la corrección fraterna, dentro del respeto y la caridad, cuando las autoridades eclesiales se equivocan. Esto va de la mano con la verdad y la justicia. Debemos gritar la verdad porque la verdad nos hará libres.

Jesucristo nos invita a cuidar los unos de los otros, a no ser indiferentes ante el sufrimiento del prójimo, esto se traduce también a vivir con responsabilidad cívica como producto del nuestra fe.

Hago mías las palabras de monseñor Silvio Báez, para decirle señor nuncio, que yo también sueño con una Iglesia más profética y menos diplomática.

Una hermana en Jesucristo que ora por usted.

María

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.