30/11/2022

Escrito por   Maria Nicaragua

“Cuando el río suena, piedras trae”.

En Nicaragua, como en muchas partes del mundo, “el dinero mueve montañas”. Muchos ricos sobornan a las autoridades. Y este no sería un caso aislado. No estoy afirmando que en este “affaire”, que implica a la familia Robleto Fernández y a la señora Berta Cerda, haya habido mala fe o soborno.

En Nicaragua, por la ausencia de justicia es muy difícil conocer la verdad.

Lo que sí no podemos negar es que, la relación entre los ganaderos, finqueros -o como quieran llamarles- y la comisionada Martha Ligia Solórzano de Boaco, siempre ha sido muy estrecha. Esos préstamos de servicio van en las dos direcciones:

Los ricos engrosan las arcas de la Comisionada y de sus esbirros, y la comisionada y sus esbirros protegen los intereses materiales de los ricos. Con la plata baila el perro. Por eso no es de extrañarse ver a la comisionada comiendo en el mismo plato con muchos de ellos.

Léa el escrito sobre Bertha Cerda López y el del cual ella fue objecto de desalojo.

La rampante corrupción en Boaco: Le Robaron y la despojaron. ¿A qué se debe que Bertha Cerda esté presa?

Es conocido que comparten los mismos relinchos, las mismas borracheras, porque hay intereses de por medio.

Tal vez lo que voy a exponer no venga al caso, en lo que se refiere al litigio entre los Robleto Fernández y la señora Berta Cerda, pero habría que preguntarles a los trabajadores de doña Damaris y de Rolandito, cómo los tratan sus patrones.

Es fácil decir “somos una familia conocida, trabajadora y honrada, mientras que Peter Jungla es un soberano desconocido”. Démosles la palabra a los trabajadores de los Robleto Fernández, a ver si tienen la misma opinión. Es decir, ¿los Robleto Fernández son realmente honrados?

  1. ¿Les pagan el salario justo a sus empleados, o se enriquecen aún más con el sudor de la frente de sus empleados?
  2. ¿Les dan sus prestaciones?
  3. ¿Reciben consideración, o prefieren ignorarlos cuando se enferman para no tener que socorrerlos cuando están postrados en una cama?

 

Hay que recordar que los salarios de miseria no dan para ir donde un doctor privado cuando el caso lo amerita.

Aprovecho para traer a colación que, muchos patrones también sobornan a los empleados del Ministerio del Trabajo, para no verse obligados a pagarles a sus trabajadores los salarios justos y sus prestaciones cuando hay cesación de servicios, sea por renuncia, por enfermedad o por despido.

En Nicaragua, desafortunadamente, muchos patrones tratan peor que perros a sus empleados. Además de irrespetar su dignidad, los explotan, y cuando ya les han exprimido el jugo los tiran a la calle como chancleta vieja y les niegan las prestaciones, y hasta los amenazan para que no interpongan la denuncia ante el Ministerio del Trabajo.

Muchos empleados se callan por miedo de perder el empleo. Y porque saben que no tiene recursos para pagar un abogado en un juicio contra los patrones.

Aclaro, no estoy afirmando que eso es lo que sucede en las empresas de los Robleto Fernández. Tampoco estoy acusando o defendiendo a nadie, porque no tengo pruebas. Sólo me permito hacer un análisis somero sobre la desigualdad y la falta de justicia en Nicaragua.

Léa la aclaración de la señora Damaris Robleto sobre el caso de desalojo.

Aclaracion de la Señora Damaris Robleto: “Dios y María santísima son testigos de que esta es la única verdad.”

Es el colmo que, ha habido casos de patrones que tienen un historial familiar de homicidios culposos y dolosos, porque algunos de ellos han asesinado a sus propios empleados, o han mandado a asesinar a sus socios, ya sea por préstamos impagados o por propiedades en litigio. Y para no ir a la cárcel han sobornado a policías, abogados y jueces. Es así como, los que pasan por encima de las leyes andan libres y los ofendidos son mandados a la cárcel por los jueces sobornados, y otros están bajo tierra.

Esa colusión que existe entre muchos patrones, ganaderos y empresarios con el MITRAB, la Policía, el Poder Judicial y otras Instituciones del Estado, suscita una enorme desconfianza, puesto en Nicaragua no existe la verdadera Justicia.

 

Y, la mentira y el soborno son el plato del día.

 

Siga a Maria Nicaragua en su página de Facebook y en Twitter haciendo click en los enlaces azules

Website | + posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *