07/10/2022
Tomado de la página Facebook Sinergia Mexicana
Todos conocemos la imagen de Frida, esa mujer con una pinta pretenciosa de indígena e intelectual (que realmente no era), que muchas mujeres y algunos hombres enarbolan como emblema de la “identidad nacional”. Se disfrazan de Frida en fiestas mexicanas e imprimen su imagen en infinidad de productos artesanales. Pero la realidad, es que Frida era comunista, es decir, antinacionalista.
Los orígenes de Frida no son indígenas, sino judíos, su padre fue un fotógrafo germano-húngaro mientras que su madre era de ascendencia española (aunque de ella casi no existe información).
Frida Kahlo estaba afiliada al Partido Comunista y era una fanática de Trotsky (con quién tuvo un amorío) o eso pretendía, pues se cree que lo traicionó para favorecer al máximo líder soviético… Stalin.
Esta es la verdadera razón por la que los grupos de izquierda promueven mucho su imagen. No fue por sus pinturas, las cuales eran de poca calidad y mostraban un ego muy perturbador y dependiente, mismas que se sabe que eran terminadas por su esposo Diego Rivera.
Ni tampoco su popularidad se debe a su “exaltación al feminismo”, pues era una dependiente emocional de Rivera, a quien le perdonaba y soportaba todo tipo de afrentas, estaba totalmente dominada por un hombre que la superaba enormemente.
Su falsa imagen de indígena, solo fue para popularizarse ante las masas mexicanas, pues debajo de sus prendas tradicionales, ocultaba el emblema comunista, que como ya sabemos busca la destrucción de la identidad nacional y de la sociedad misma.
Cómo mexicanos, debemos ser conscientes, y dejar de darle fama a una figura que no representa nuestro nacionalismo, ni nuestra identidad como patria, ni mucho menos representa a todas nuestras mujeres que luchan por ser, justamente, lo contrario que ella era.
Website | + posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.