CNN: “Luis Almagro considera que el Gobierno de Nicaragua tiene legitimidad de origen”

CNN: “Luis Almagro considera que el Gobierno de Nicaragua tiene legitimidad de origen”

La Dictadura Perfecta de los Cuervos y Zopilotes manchando el Azul Celeste. Escenarios, Rutas y Destinos.

Escrito por Alvaro Quintana

“Nadie corta un trozo de un vestido nuevo para arreglar un vestido viejo. De hacerlo así, echará a perder el vestido nuevo; además el trozo nuevo no quedará bien en el vestido viejo. Ni tampoco se echa vino nuevo en odres viejos porque el vino nuevo hace que los odres revienten, y tanto el vino como los odres se pierden. Por eso hay que echar el vino nuevo en odres nuevos. Y nadie que beba vino añejo querrá después beber el nuevo, porque dirá que el añejo es mejor.” Lucas 5:36:39

Traigo a colación la anterior cita bíblica para enfatizar con total autoridad la necesidad de instaurar en Nicaragua un Nuevo Orden para fundar la República y establecer una real y efectiva Democracia. Para lograr este fin, es una condición sine qua non, aplicar Justicia a los crimínales de lesa humanidad, corruptos y piñateros, con la restitución de los bienes mal habidos.

La Resolución de la OEA respecto a Nicaragua del 22 de Octubre del 2020, no es la panacea a nuestra crisis, a pesar que algunos de forma optimista, la han interpretado como un ultimátum al dictador Daniel Ortega que lo obligará a negociar a corto plazo.

Escenarios.-

Optimistamente interpretan la resolución como el preludio inminente de negociaciones con el dictador. Es la posible “Reforma” ansiada caída del cielo. A cambio, Ortega conseguirá las condiciones para su supervivencia individual, familiar y patrimonial, así como la supervivencia de la organización terrorista, FSLN. En el olvido quedará la falta de justicia, la sangre derramada del pueblo y el saqueo piñatero al erario publico. Representa la futura convivencia con los crimínales de lesa humanidad.

Otros analistas piensan que Ortega, sabedor de que perdería unas elecciones limpias y transparentes, montará otra farsa electoral. Pronostican que Ortega se reelegirá una vez más, pero será considerado por la comunidad internacional como ilegítimo, con más sanciones. Simplemente Ortega buscará como ganar más tiempo con la esperanza de un cambio favorable para su supervivencia.

Otros anticipan que Ortega continuará desafiante, con el viejo lema de “Patria Libre o Morir”, cubanizando Nicaragua, con radicalización, represión, muerte y totalitarismo tiránico. Esta posibilidad, pesimista y quizás no objetiva, puede ser una actitud suicida o una simple arma de negociación desde una falsa posición de fuerza.

En lo personal, vislumbro otra variante de farsa electoral, para consolidar “la dictadura perfecta con o sin Ortega”. Será una versión corregida, aumentada y mejorada, por los cuervos, zopilotes y ratas arquitectos de siempre, las oligarquías Sandinista (Orteguista) y el Gran Capital. De allí la retirada de la Alianza Cívica. Sería el re-pacto o jugada maestra de los cuervos, zopilotes y ratas de la burguesía, abandonando el barco infectado de cuervos, zopilotes, ratas proletarias y alguno que otro iluso dentro de la Gran Colusion.

No es cierto que haya disputa por ninguna nueva hegemonía como recién escribió un sociólogo reconocido. Ellos son la hegemonía. Están aliados desde el año 1990. Nunca se han separado. Son compadres hablados. Juntos y revueltos conforman el sistema social, político, económico y crimínal de plutocracia dictatorial y oligopolio existente en alianza entre la oligarquía Sandinista (Orteguista) y la oligarquía del Gran Capital. El pastel será repartido siguiendo probablemente la ley de Pareto (80/20).

La resolución es la utopía de la burocracia diplomática de la OEA, siendo lo más patético el punto 5 de la misma, la que textualmente lee:

“5. Solicitar a la Secretaría General de la OEA que informe periódicamente sobre el estado de los acuerdos y calendarios para la aplicación de las reformas electorales que conduzcan a elecciones libres, justas, competitivas, observadas y legítimas”.

Es decir, la rata que cuida el queso, el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, camarada de Ortega, es el designado para informar el comportamiento del zopilote mayor. No informará acerca del concubinato con el nido de cuervos, zopilotes y ratas burguesas y proletarias de la falsa oposición. Dirá que Ortega ha actuado de buena fe, cumpliendo todas las condiciones requeridas, liberando los presos políticos, concediendo reformas electorales, etc; siendo por lo tanto, los resultados electorales, aceptables, consolidando así su legitimidad, institucionalidad e impunidad.

Después de todo, para Almagro, el régimen de Ortega nunca ha sido ilegitimo e ilegal según sus propias declaraciones al periodista Fernando del Rincón de CNN.(*)

Aún así, la resolución de la OEA es considerada un ultimátum.

(*)

https://youtu.be/k70GoY9yd1g

La Bomba de Tiempo está activa. Si bien es cierto que en política el fin justifica los medios, la disyuntiva de los nicaragüenses, ante la más grave crisis social, política, económica y crimínal en nuestra historia, es como llegar al destino final deseado.

Rutas y Destinos.-

Se vislumbra que existen tres rutas:

1) Reforma;
2) Revolución (implosión/explosión social);
3) Lucha No Violenta con Gobierno de Transición

Para llegar a uno de dos destinos:

1) Mantener el Status Quo.
2) Un Nuevo Orden.

No todas las rutas juzgarán a los cuervos, zopilotes, ratas y malos hijos de la patria, ni todas las rutas tampoco desactivarán la Bomba de Tiempo de la crisis más profunda de nuestra historia. Por eso la brújula debe indicarnos claramente el Norte deseado.

Rutas.-

La Ruta de la Reforma.-

Qué es una Reforma? En el caso de Nicaragua es una demagogia más e impunidad para los crimínales de lesa humanidad.

Una “Reforma” es aquello que se propone, proyecta o ejecuta con el objetivo de mejorar, enmendar, actualizar o innovar algo. La reforma no se presenta como un cambio radical y acelerado (como es el caso de la revolución), sino como una transformación gradual de un sistema, estructura, institución, etc.

El concepto de “Reforma” implica la transformación pacifica y gradual de una organización que existe para el desarrollo, el cambio social, político y económico: el gobierno, la ley o la política en general. Persigue lograr un cambio político y social mejorando “el status quo, pero sin romper el orden existente”.

Para que una Reforma funcione, debe existir una democracia no un sistema de plutocracia dictatorial y oligopolio como es el caso de Nicaragua. Se deben cumplir condiciones básicas para satisfacer las demandas del pueblo y promover la justicia y la igualdad.

En Nicaragua no es posible una Reforma cuando el pueblo no es protagonista de la misma, sino que por el contrario, los protagonistas principales visibles y usurpadores, provienen del corazón mismo de la dictadura. Estos protagonistas visibles provienen de un nido de cuervos, zopilotes y ratas burguesas y proletarias, escogidas por Ortega, el zopilote y rata mayor.

No es posible mejorar el status quo, pero si es muy posible no romper el orden existente. De hecho, ese es el objetivo implícito de la “Reforma”: No romper el orden existente y continuar en medio de la corrupción, crímenes de lesa humanidad, un narco estado, practicando terrorismo de estado. Sería una farsa más institucionalizando la paz de los cementerios.

Simplemente una Reforma en Nicaragua conduce por lo tanto, al destino equivocado de mantener el status quo. Es la ruta que no hace justicia a los cuervos, zopilotes y ratas.

La Ruta de la Revolución.-

Qué es una Revolución? Ciertamente no el “cuartelazo” de la “Robolucion Sandinista (Orteguista)” robada por los zopilotes sandinistas (FSLN y MRS) crimínales de lesa humanidad.

La “Revolución” tiene a su vez dos significados. Uno, vinculado a un tipo de movimiento, es decir, a una acción violenta e imprevista, y el otro, a una transformación radical, a un cambio profundo de una estructura social.

El énfasis entre estas dos acepciones de la definición de Revolución, depende de como queremos interpretar el concepto. Un sociólogo va obviamente a poner el énfasis en el movimiento, mientras un jurista se va a enfocar más en el cambio, en donde la revolución es mayormente un hecho normativo. Es decir, un hecho que posee la naturaleza doble de ser simultáneamente la extinción del antiguo orden y la constitución del nuevo orden.

Para el gran Tocqueville, por citar un célebre ejemplo, la interpretación de la Revolución Francesa es la de una revolución como movimiento, no así como cambio, señalando que “lo que la Revolución hizo se hubiera hecho, no lo dudo, sin ella; no fue más que un proceso violento y rápido con la ayuda del cual el estado político se adaptó al estado social, los hechos a las ideas, las leyes a las costumbres”.

Para que nazca una Revolución el status quo debe ser insoportable. Con la existencia de un sistema de plutocracia dictatorial y oligopolio, como es el caso de Nicaragua, practicando terrorismo de estado, en un narco estado, con crímenes de lesa humanidad y una gran desigualdad social, la Revolución como explosión/implosión social es muy posible que sea inevitable y la gente recurrirá a medios violentos para lograr sus objetivos. Es una bomba de tiempo con características impredecibles.

La Ruta de la Lucha No Violenta. Gobierno de Transición.-

En términos políticos, la lucha noviolenta se basa en un postulado muy sencillo: la gente no siempre tiene que hacer lo que se le ordena, y algunas veces hace cosas que se le han prohibido. Los gobernados pueden desobedecer leyes que rechazan. Los obreros pueden dejar de laborar, lo cual puede paralizar la economía. Los burócratas pueden rehusarse a obedecer instrucciones. Los soldados y la policía pueden ser, negligentes en el ejercicio de la represión; hasta se pueden amotinar.

Cuando todo esto ocurre al mismo tiempo, el hombre que ha sido “gobernante” se convierte en un ser humano cualquiera. Esta desintegración del poder puede ocurrir en una gran variedad de conflictos sociales y políticos. Cuando la gente se rehusa a cooperar, se niega a prestar ayuda, y persiste en esta desobediencia y postura retadora, le está negando a su adversario el apoyo y cooperación humanas básicas que cualquier gobierno o sistema jerárquico requiere.

Si lo hace suficiente gente y por un tiempo suficientemente largo, ese gobierno o sistema jerárquico perderá el poder. Esta es la premisa política básica de la acción noviolenta.

La Lucha No Violenta con un Gobierno de Transición es la alternativa racional a una “Reforma” o parche que no resolverá absolutamente nada o a una “Revolución” violenta con consecuencias impredecibles.

El argumento en contra del Gobierno de Transición es que no existen las condiciones para controlar un pedazo de territorio o que la comunidad internacional lo reconozca. Ninguna de las dos cosas las tenemos. Y es totalmente cierto. Pero es igualmente cierto que estuvimos muy cerca de lograr ambas condiciones entre Abril y Junio del año 2018. Simplemente no ha habido voluntad de derrocar el sistema.

De todo lo anterior, se desprende la necesidad de un cambio total del sistema, como repuesta a las aspiraciones del pueblo nicaragüense de aplicar Justicia, lograr la Libertad y fundar un Nuevo Orden y una real y efectiva Democracia. Pero además de esta necesidad, se requiere que estuviesen dada las condiciones para la implementación del Gobierno de Transición. Cualquier iniciativa por el cambio con un Gobierno de Transición, que no contemple como objetivo un Nuevo Orden, no responde a los intereses del pueblo.

Esto es, el levantamiento insurreccional de la lucha cívica del pueblo, la total desobediencia civil, desobediencia fiscal, paro indefinido, paro de remesas con la aplicación de sanciones de parte de los EEUU, la Unión Europea y la comunidad internacional. Todo esto bajo un liderazgo y una gran destreza organizativa, con la unidad inclusiva de todos los nicaragüenses hombres y mujeres de buena voluntad, dentro y fuera del país. Lo fundamental es la línea de acción de masas contra el sistema dictatorial.

Y con un objetivo bien claro: la toma del poder, como medio para lograr la derrota total, estructural e irreversible, del modelo social, político, económico y criminal de plutocracia dictatorial y oligopolio existente en alianza con la oligarquía de izquierda (Sandinismo), y la oligarquía de derecha (Gran Capital).

Todo lo anterior sería llevado a cabo con la formación de un Gobierno de Transición de Unidad Nacional, conformado por una Junta de Gobierno de Transición, su gabinete de gobierno y una Asamblea Constituyente con un Plan de Nación.

No permitamos que el Ortega predecible, continúe siendo indescifrable. Predecible pero indescifrable, tal como lo ha sido en los últimos 41 años. Lo que el vivo hace al comienzo, los pendejos terminarán haciéndolo al final: “Hay que echarle la vaca” a la dictadura. De no hacerlo, poco a poco, todos desfilaremos rumbo al cementerio. Despierten antes que sea demasiado tarde.

Destinos.-

Mantener el Status Quo.-

No es una ruta aceptable. Es continuar viviendo en una República Muerta.

Según Maquiavelo, las características de la República Muerta, son vivir bajo la rapiña, el miedo, la sumisión, la falta de moral, la violencia, y la avaricia sin límites por el excremento del diablo, el dinero.

Los ciudadanos de esta República, viven bajo el terror de las turbas y, por tanto, la República se muere por la impotencia de los dominados de hacer valer sus derechos más elementales.

La Alianza del poder armado con el poder económico, con el poder del dinero, somete bajo su yugo opresor, los intereses de la gran mayoría a los de unos pocos.

Un Nuevo Orden-.

Es la ruta que señala el Norte de la brújula. Es la solución a la más grave crisis social, política, económica y criminal de nuestra historia. No es fácil lograrlo, tampoco imposible. Requiere voluntad y mucho trabajo.

Como decía Maquiavelo: “No hay nada más difícil de emprender, más penoso de conducir o más incierto en su éxito que introducir un nuevo orden de cosas, porque el innovador tiene como enemigos a todos aquellos que han prosperado en la vieja situación y sólo como tibios defensores a quienes pueden beneficiarse de la nueva”.

Si se pudo en 1979, hoy también se puede. En 1979 no fue la insurrección armada el factor decisivo para la toma del poder. Fue el apoyo del pueblo, de las élites capitalistas de Nicaragua, de los EEUU, de la OEA, y de la comunidad internacional, lo que hizo posible la derrota de la dictadura somocista. Hoy podemos mejorar ese precedente.

Llegó la hora de rebelarse ante la historia y ante la realidad actual, de ser un punto de inflexión histórico, un punto de cambio. No permitamos que los cuervos y los zopilotes continúen manchando el azul celeste.

Que Dios bendiga a Nicaragua!

“El sonido del Shofar es sonoro, retumbante y diáfano.” 👂🎺 El que tenga oídos para oír que oiga!”


Nicaragüense residente en EE.UU, Ingeniero Industrial con Maestría en Ciencias de Ingeniería y Administración de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) y varios postgrados en Ingeniería y Administración de Empresas

Siga a Alvaro en Facebook/AlvaroQuintanaDuarte

Lea el mismo artículo aquí en su página de Facebook.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *