¡MANO DURA CON EL ENEMIGO!

¡MANO DURA CON EL ENEMIGO!

Escrito Por Tino Pérez

Así parece decir el dictador desde su tranque en El Carmen.

Nuevas leyes, nuevas imposiciones, nuevas intenciones, nuevas disposiciones para conservar el poder a como dé lugar.

Después de tanto sacrificio todavía hay bobos que quieren competir con él en elecciones que siempre serán su juego predilecto para prevalecer. No hay reformas ni componendas que descarrilen su tren.

Pensar en honestidad de su parte es pecar de ingenuidad, es como picharle con bola pasada para que la saque del estadio y corra las bases al revés. Lo más efectivo sería ignorarlo por completo. Los tiranos no soportan el aislamiento. Siempre están anunciándose, haciéndose ver en gigantescos cartelones, sonriendo y levantando el puño con gesto de victoria.

Sin embargo, viven en soledad programada, amurallados, protegidos por barricadas, por legiones de servidores, de vasallos, de aduladores, de custodios, de maleantes, de policías y soldados. Quieren imponer su particular “verdad” y compran o controlan todos los medios de comunicación para pregonar su enfermiza voluntad con irrespeto e insulto a los demás.

Estos endiosados de El Carmen no sólo poseen y controlan las emisoras de radio y los canales de televisión, sino que por sí mismos o a través de testaferros, son dueños de casi todos los medios de movimiento, alimentación, seguridad, medicamentos y diversión.

Desde que un ciudadano nicaragüense se levanta cada día hasta que regresa a la cama, habrá contribuido con algo de su dinero a la descomunal fortuna de esta familia atrincherada.Su fortuna aumenta cuando compramos gasolina, medicinas y alimentos; también cuando contratamos servicios de vigilancia, compramos productos misceláneos y nos divertimos.

El control económico de estos antiguos “proletarios” es un verdadero pulpo que toca toda la actividad normal básica del nicaragüense, excepto el consumo de licor que sirve de escape y que siempre ha sido terreno controlado por otra familia de la vecindad que se empeña en ver los toros de largo para asegurar su negocio familiar.Hay decenas de testaferros en los negocios de la familia en el poder, socios contentos con la bonanza que se esfuma por la situación actual y centenares de beneficiados y premiados que no aceptan cambio alguno por amor al dinero fácil y asegurado.

Los muertos no deben ser olvidados, los encarcelados tampoco; a los sobrevivientes nos toca recordar que semejante maquinaria de represión, necesita logística en abundancia; cuando un pandillero no recibe sus 500 córdobas para operar, cuando ya no hay plata para comprar apoyo fanatizado, la “inspiración” desaparece y se recupera la razón. 

En términos prácticos, los conflictos no necesariamente se ganan eliminando físicamente a los oponentes, sino minimizando la capacidad logística que los ha endiosado. Menos turismo, menos remesas, menos contratos, menos proyectos, menos inversión y menos comercio son acciones que ponen en desbandada a los tiranos antes de morir de soledad pasajera o arrastrados por esa ineludible soledad del cementerio cuando tardíamente quieren despertar ante el terror de la muerte que les pasa la cuenta, esa cuenta que ya no pueden pagar.

Finalmente, el odio mismo que proyectan con sus acciones y alimentan con sus reacciones, les resta una buena dosis de energía vital. En ese sentido, como la vejez es un enemigo natural que no se puede vencer, sus últimos días estarán cargados de irracionalidad y comportamiento animal.

 Las amenazas y la fuerza bruta serán el único pilar de apoyo mientras llega lo que no se puede evitar y ningún tirano cuenta con cadenas suficientes para encadenar las mentes y la voluntad de los ciudadanos.

Siga a Tino Pérez en Facebook/TinoPerez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *