La izquierda fracasada. Sin repuestas a la complejidad de la vida. Demagogos del pasado, presente y futuro. Los Pseudo Intelectuales de Thot.

La izquierda fracasada. Sin repuestas a la complejidad de la vida. Demagogos del pasado, presente y futuro.  Los Pseudo Intelectuales de Thot.

Escrito por Alvaro Quintana Duarte

Los pseudo intelectuales de la izquierda fracasada, hoy en día, narcisistas creyentes de ser descendientes de Thot, se creyeron el cuento de tener las repuestas a la complejidad de la vida. Hoy en pleno Siglo XXI, son los resentidos sociales sin repuestas a las preguntas de la vida. En su afán de protagonismo recurren al activismo demagógico, a la pretensión de imponer sus opiniones como reemplazo de la Verdad, así como que los demás sean políticamente correctos y al uso indiscriminado de las falacias ad-hominen a falta de argumentación lógica para dilucidar la Verdad.

Se disfrazan de amantes de la democracia pero su agenda es de una ceguera sin límites, alimentada por el odio, la intolerancia, el fanatismo, la arrogancia y el desprecio por los demás. Todo esto, sumado a su enfermizo narcisismo, los aleja de la Verdad e inevitablemente los acerca a la estupidez. Son los ciegos resentidos del presente.

A finales del siglo XX la falacia de sus creencias quedó expuesta a la luz de la verdad y todo se les derrumbó como un castillo mal construido sobre arenas movedizas. Nos referimos al fracaso de los países de Europa oriental que no fue otra cosa que una sumatoria de frustraciones, así como la caída del muro de Berlin, el posterior desmantelamiento de la URSS, el carácter híbrido de la revolución maoísta china, y más recientemente, la agonía de la revolución cubana, la mal llamada revolución sandinista en Nicaragua y el socialismo del siglo XXI con las crisis en Venezuela, Bolivia y Cuba.

Estos son hechos irrefutables de la historia que definen el mapa de los cataclismos que a lo largo de algunas décadas, han dejado al descubierto la falacia e injusticia de la izquierda y su ejército de intelectuales, crimínales y activistas en detrimento de los pueblos del mundo.

Cuando en su arrogancia intelectual creyeron tener las repuestas a la complejidad de la vida, les cambiaron las preguntas que hoy no intentan responder porque simplemente lo que Natura no da Salamanca no lo presta. Son los mediocres del presente.

Ahora que la historia los condena, cabe preguntarse:

  • ¿Mantienen firme sus convicciones?
  • ¿Que sucede con la identidad política de los hombres que han visto caer los mundos y paradigmas que apoyaban?
  • ¿No deberían de presentar nuevas e innovadoras ideas?
  • ¿O su falta de creación los llevan a usar excusas como el racismo o Trumpismo en sustitución de la lucha de clases, para crear la división de la sociedad?
  • ¿O deberían de seguir en lo mismo? 

Hay que ser comunista, marxista, corrupto, activista, oportunista, cínico, irracional, iluso, hipócrita, demagogo, manipulador, ciego, sordo y mudo, para en pleno siglo XXI, continuar defendiendo lo indefendible, hoy disfrazado con diversos sinónimos del comunismo, llamado progresismo, globalismo, socialismo, socialismo del siglo XXI, Foro de Sao Paulo, etc.

No obstante, en nombre de la tolerancia y la libertad de pensamiento, debemos reconocer y respetar sus derechos a pensar diferente, no así, ningún derecho a actuar en perjuicio de la libertad de los demás. Y es que la base de la falacia de la izquierda, es la opresión de los hombres, lo cual contradice el principio fundamental de que todos los hombres son creados iguales y están dotados por su Creador con un derecho inalienable a la libertad. 

Con la mentira de la izquierda, los hombres viven bajo el yugo de la intolerancia, el fanatismo, la opresión y la esclavitud. Por lo tanto, el derecho inalienable de la libertad está en perfecta armonía con la Verdad. Juan 8:32 es categórico al afirmar:

“Conocerán la Verdad, y la Verdad os hará libres”. 

En tiempo de máscaras, el supuesto intelecto, aparenta ser sinónimo de máscara. Es una máscara que no protege del Covid19, es una máscara únicamente útil para ocultar la arrogancia intelectual y la ignorancia individual, para disfrazarse de amantes de la democracia. Es la máscara de la hipocresía. 

La falacia, intolerancia, fanatismo, odio, ataque a la libertad de expresión, caos y anarquía de la izquierda demócrata y liberal en los EE.UU, es la causa del surgimiento de la mayoría silenciosa de los patriotas estadounidenses. Estúpidamente piensan que es un amor a la persona de Trump. No es Trumpismo. Es amor a los EE.UU. Es Patriotismo.

Atrás quedarán los pseudo intelectuales de Thot y los activistas de la izquierda fracasada predicando la mentira de la esclavitud en la tierra de Nod donde nadie los escucha. 

Que Dios bendiga a los EE.UU! 


“El sonido del Shofar es sonoro, retumbante y diáfano.” 👂🎺 El que tenga oídos para oír que oiga!”


Alvaro Quintana Duarte.Nicaragüense residente en EE.UU, Ingeniero Industrial con Maestría en Ciencias de Ingeniería y Administración de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) y varios postgrados en Ingeniería y Administración de Empresas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *