La tragedia del feminismo, secuestrado por hordas marxistas y anti-cristianas.

La tragedia del feminismo, secuestrado por hordas marxistas y anti-cristianas.

Por Joshua Enior Jiménez

El feminismo ha convencido a la mujer moderna de que crecer una compañía es más importante que criar un hijo; que trabajar para un hombre que no conoce para las ganancias de una empresa que no es de ella es más liberador que trabajar a lado de un esposo para el bien de su propia familia; que tener muchos hijos es un obstáculo para su plena realización como mujer … mejor es “abortarlos”, además es su “derecho” y ser una mujer “independiente es mil veces mejor que ser madre atada al hogar”.

El feminismo ha sembrado conflicto entre los sexos, y ahora desea borrar todas las diferencias entre ellos: los hombres también pueden ser mujeres, y la mujer debe ser masculina para sobresalir en el mundo de negocios. En el último análisis, el feminismo está matando la feminidad, la familia y la fidelidad.

“El valor de una mujer no puede medirse en los millones de pueda ganar, sino en los millones de personas que no podrían existir sin su labor, amor y dedicacion desde el hogar.”

Enior Jimenez

No todas las mujeres están destinadas a ser madres, pero todas las madres son mujeres: la naturaleza, la voluntad divina, las ha honrado con una nobleza peculiar, un carácter caritativo y un espíritu materno: está en su esencia como mujeres el ser atentas, maternas y cariñosas. Luchar contra esto, es luchar contra la mujer; precisamente lo que hace el feminismo.

Estoy a favor de más mujeres CEO, inventoras y científicas, de hecho, espero que mi hija crezca para ser una gran científica-médico. Pero, cuando se pone el delantal y se encierra en la cocina, prepara un pastel para que lo pruebe y luego pregunta: “Papá, sinceramente, ¿cómo está?”, puedo ver en ella a esa madre en desarrollo, ese divino diseño maternal cuyo deseo es cuidar y alimentar.

Cuando se sienta con sus hermanos menores, abre un libro, les lee y les enseña nuevas palabras y estimula sus imaginaciones, todo lo que puedo decir es: “gracias DIOS por la mujer”.

La mujer no es fabricada, no es diseñada artificialmente, no puede ser programada por hormonas de un laboratorio: la mujer nace, la mujer es y la mujer crea, no solo con su vientre, pero con sus manos maternas, y con una femineidad que el feminismo sencillamente jamás podrá destruir o desfigurar: todos sabemos, en lo profundo de nuestros corazones, nada se siente más “en casa” que estar en el pecho de nuestra madre.

Ahí nos alimentamos cuando pequeños, y ahí nos refugiamos cuando ya somos adultos.

¡Que viva la feminedad!

Puede leer la idea original en el post de Facebook haciendo click en el enlace.

El feminismo ha convencido a la mujer moderna de que crecer una compañía es más importante que criar un hijo; que…

Posted by Joshua Enior Jiménez on Monday, July 6, 2020
Joshua Enior Jiménez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *