Los cuervos de izquierda y los cuervos de derecha se unen en una avaricia sin límites por el dinero: el excremento del diablo.

Los cuervos de izquierda y los cuervos de derecha se unen en una avaricia sin límites por el dinero: el excremento del diablo.

La complicidad del silencio criminal y asesino. Nos están matando y somos indiferentes. Individualmente nos creemos inteligentes y colectivamente somos autocríticos hasta la estupidez. Es el problema de la idiosincrasia del nicaragüense como lo definió Pablo Antonio Cuadra (PAC).

Por Álvaro Quintana Duarte

Es la verdad oculta en medio de la mitomanía. Es el excremento del Diablo, el dinero. Es el gran vuelo de cuervos que mancha el azul celeste. ¿De dónde vendrá la solución?

De Canto de Esperanza, de nuestro inmortal Rubén Darío, en su llamado a Jesucristo para tender su mano de la luz sobre las fieras y hacer brillar al sol sus divinas banderas.

Cito textualmente a Pablo Antonio Cuadra, (PAC), el segundo escritor o poeta nicaragüense más importante después de nuestro inmortal Rubén Darío:

“Muchas veces he planteado yo mismo, o he oído formular y discutir —entre gentes de diversas categorías, incluso entre peones campesinos— esta pregunta: “¿Es el nicaragüense inteligente?” escuchando en la mayoría de los casos respuestas negativas.

Los argumentos que casi siempre resplandecen: “Es un pueblo estúpido porque se ha dejado “encajar” tal o cual gobernante o tal o cual régimen”; “es un pueblo estúpido porque no progresa en tal o cual forma, o porque no reacciona contra algo o contra alguien de una manera determinada”.

En el criterio de cada nicaragüense, el “yo” es inteligente. El “nosotros” estúpido. El nica, en singular, es fanfarrón. En plural, autocrítico.

Y su autocrítica la realiza, sobre todo, con el arma de la burla o de la ironía.

El gozo del nicaragüense es la agudeza. Irrespetuoso con el genio, se embriaga con el ingenio.

No oculto el grave peligro de una inteligencia chispeante —amiga de la risa— cuando libre de ciertos pesos y acumulaciones morales y culturales, se enamora de la leve chispita que produce el ingenio al roce con el humor, y en nombre de esa chispita es capaz de burlarse de la verdadera llama y mantenerse burlescamente en la superficialidad.

¡Muchas generaciones nicaragüenses se han perdido y muchas ocasiones históricas se han desperdiciado porque el chispero se ha burlado de la hoguera!”

PAC

Todo lo anterior, combinado con el gran vuelo de cuervos que mancha el azul celeste desde el 19 de Julio de 1979 hasta el presente, parece condenar irremediablemente a que Nicaragua se pierda para siempre.

Más de 50,000 nicaragüenses fueron asesinados en la década de los 80 por la dictadura Sandinista, simplemente por no querer abrirse a la democracia. Miles de familias nicaragüenses se separaron y partieron al exilio.

La dictadura Sandinista, prácticamente derrotada militarmente por la contra revolución, negocia y acepta ir a elecciones en el año 1990. Pierden las elecciones de forma masiva. Se recetan auto amnistías, para según ellos, dejar en la impunidad sus miles de crímenes de lesa humanidad. No se aplica justicia.

Los cuervos derrotados se auto recetan la Piñata y saquean el erario público en un monto conservador estimado de USD 1,000 millones de dólares al valor presente del año 1990.

Nacen los nuevos ricos de Nicaragua: la oligarquía de izquierda; los Orteguistas (FSLN) y los Sandinistas, Movimiento Renovador Sandinista (MRS, oficialmente estructurados en el año 1995).

Otros cuervos nicaragüenses dispersos en el exilio, presuntamente lavando dinero, producto del narcotráfico, ese mismo año de 1990, observan y ven la oportunidad de enriquecer sus fortunas individuales con un crecimiento exponencial. Nace y se fortalece la oligarquía de derecha: el Gran Capital.

Los cuervos de la derecha regresan a Nicaragua en 1990 y manchan aún más el azul celeste. Los cuervos de izquierda y los cuervos de derecha se unen en una avaricia sin límites por el dinero: el excremento del diablo.

Unos cuervos empiezan a gobernar desde abajo. Otros empiezan a tratar de gobernar desde arriba. Hacen creer al humilde pueblo nicaragüense que no se ponen de acuerdo.

Cuervo se alía con cuervo a pesar de que si hubo gente honesta (no cuervos) que hicieron su mejor esfuerzo para sacar a Nicaragua adelante. Pero sin Justicia no puede haber Libertad, ni mucho menos Democracia.

Pero los cuervos manchan el azul celeste. Lo vuelven negro. Y también evolucionan como argumenta Darwin en su teoría de la evolución.

Se vuelven animales necrófagos, se alimentan de los muertos del pueblo de la década de los 80. Continúan alimentándose de los muertos que empezaron a aparecer a partir del año 1990 y continúan apareciendo 40 años después.

Esos cuervos se volvieron zopilotes. Se volvieron murciélagos, se volvieron aves de rapiña. Mutan continuamente y siguen mutando. Pero también siguen matando. Unos por acción, otros por omisión.

Y siguen matando escandalosamente, cometiendo crímenes de lesa humanidad y genocidio en contra del pueblo nicaragüense. Nicaragua es un país sin leyes, sin Estado de Derecho, sin derechos humanos y sin derechos constitucionales para sus ciudadanos.

Los cuervos de izquierda y los cuervos de derecha así lo acordaron. Siempre han estado de acuerdo en que no exista Estado de Derecho, que no existan derechos constitucionales ni derechos humanos. Siempre han querido un dominio total del cielo y las cavernas para enriquecerse impunemente.

Muchos intelectuales, muchos académicos, los políticos y politiqueros pre-figurativos y post- figurativos, doctores en derecho, médicos, Economistas, expertos en Finanzas, Ingenieros, Arquitectos, científicos, artistas, administradores de Empresas, etc., etc., saben perfectamente de los cuervos, saben de los zopilotes, saben de las aves de rapiña. Pero escandalosamente guardan silencio.

Es el silencio cómplice y criminal de los que conocen la Verdad, la manipulan y la tratan de convertir en mentira. Es la mitomanía de los últimos 40 años.

Callan miserablemente e inclusive colaboran y ayudan mintiendo acerca de los presuntos crimínales de lesa humanidad, presuntos mafiosos, presuntos lavadores de dinero, ladrones y piñateros. Callan y otorgan. Y se vuelven cómplices, cínicos y sin conciencia.

Los cuervos ya mutados de la década de los 80, los Orteguistas, los Sandinistas, y los cuervos posteriores a 1990, forman y conforman una alianza de Oligarquía de izquierda con Oligarquía de derecha.

Es la alianza del Orteguismo (FSLN), del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), con el Gran Capital Nicaragüense. Todos tienen nombres y apellidos. Todos sabemos quiénes son. Los EEUU lo saben mejor que nadie.

No se trata solamente de sacar a Ortega. Ortega no es el problema. Es parte del mismo. Los que promueven elecciones adelantadas o elecciones a corto plazo, sin cambiar radicalmente el sistema, mienten al pueblo. Son traidores al pueblo, son vende patria. Son cuervos, son aves de rapiña.

El verdadero problema es el sistema en su totalidad. Es el sistema socio político y económico de plutocracia dictatorial y oligopolio existente en alianza con el Gran Capital.

Este sistema a su vez, promueve un Estado SIN derechos, promueve crímenes de lesa humanidad, alienta el genocidio del pueblo nicaragüense.

Nicaragua es un país sin leyes. Es un país en que no se aplica justicia y se alienta la impunidad. Sin Justicia no hay Libertad. Sin Libertad no hay Democracia.

Si no queremos que Nicaragua se pierda para siempre debemos de ELIMINAR el sistema en su totalidad. Se trata de la disolución total, estructural e irreversible del modelo socio político y económico de plutocracia dictatorial y oligopolio existente en alianza con el Gran Capital.

Se deberá formar un gobierno de transición que se encargará de la disolución total de ese modelo socio político y económico, aplicando justicia y emprendiendo profundas reformas institucionales con vistas a una nueva constitución.

ES DERECHO SOBERANO DEL PUEBLO DE NICARAGUA, CONSTRUIR Y FORMAR EL NUEVO ESTADO DEMOCRÁTICO DE NICARAGUA, que garantice los Derechos constitucionales de los nicaragüenses y un verdadero Estado de Derecho. La comunidad internacional y los EE. UU deberán respetar ese Derecho Soberano conforme el Derecho Internacional.

Antes que sea demasiado tarde, porque veo con impotencia y frustración la autocrítica imperante y la estupidez colectiva rampante de no unirnos. Por eso hago mía la súplica de nuestro inmortal Rubén Darío, apelando al milagro y misericordia de Cristo Jesús, la única Verdad:

“Ven, Señor, para hacer la gloria de ti mismo. Vén con temblor de estrellas y horror de cataclismo,vén a traer amor y paz sobre el abismo. Y tu caballo blanco, que miró el visionario, pase. Y suene el divino clarín extraordinario. Mi corazón será brasa de tu incensario.”

“El sonido del Shofar es sonoro, retumbante y diáfano.” 👂🎺 El que tenga oídos para oír que oiga!

El autor es nicaragüense residente en EE. UU, Ingeniero Industrial con Maestría en Ciencias de Ingeniería y Administración de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) y varios postgrados en Ingeniería y Administración de Empresas.

One thought on “Los cuervos de izquierda y los cuervos de derecha se unen en una avaricia sin límites por el dinero: el excremento del diablo.

  1. Muy bueno Alvaro, esa es la realidad, nuestro pueblo es seguidor no líder, por lo tanto se necesitan líderes con conciencia y que amen la tierra donde nacieron para hacer la diferencia. Dios ayude a Nicaragua

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *