Daniel Ortega y Rosario Murillo: los Herodes de Nicaragua

Daniel Ortega y Rosario Murillo: los Herodes de Nicaragua

Comisionada de la CIDH, Antonia Urrejola: “No podemos olvidar a las víctimas. La memoria no tiene cuarentena”.

En 2018, niños y adolescentes de entre 0 y 17 años fueron asesinados por policías y paramilitares al servicio de la dupla de dictadores más sanguinarios que ha tenido Nicaragua. Todos murieron por impactos de bala en la cabeza, cuello, tórax y abdomen confirman los Organismos de Derechos Humanos internacionales como el GIEI y la CIDH. De los 328 fallecidos durante las protestas, 24 son niñas, niños y adolescentes, según del Mecanismo de Seguimiento de Nicaragua (MESENI), de la CIDH.

En nombre de la verdad y la justicia, quiero recordar la memoria de los niños asesinados por los Herodes de Nicaragua.

Por María Nicaragua

El rey Herodes, por miedo de perder el poder, mandó a matar a los niños de Judea.

En abril 2018, Daniel Ortega y Rosario Murillo, vieron como las intensas protestas del pueblo autoconvocado ponían a tambalear su reino de populismo, demagogia, mentira y corrupción.

Ortega, que siempre se ha caracterizado por eliminar sistemáticamente a quienes considera sus enemigos, esta vez no iba a actuar diferente. Pero, lo más indignante, espantoso, y demencial; es haber ordenado a sus esbirros sedientos de sangre, a disparar a mansalva sobre todo lo que se moviera en las calles, barrios y avenidas. Sin importarles que fueran bebés inocentes que aún no entendían de colores políticos.

Niños y adolescentes de entre 0 y 17 años fueron asesinados por policías y paramilitares. Murieron por impactos de bala en la cabeza, cuello, tórax o abdomen confirman los Organismos de Derechos Humanos como el GIEI, CIDH. Esta pareja corrupta, hipócrita y asesina, al arrebatarle la vida a niños y adolescentes, arrebató el futuro de la patria. No eran delincuentes, eran la patria pensante.

Aunque la orden de “vamos con todo” vino directamente de la esotérica y maléfica bruja Rosario Murillo, seríamos incautos si creyéramos que Daniel no es culpable. Claro que lo es, pues es el Jefe Supremo de la Policía y el Ejército.

La transparencia de los informes finales de la CIDH y el GIEI desnudaron al régimen, y descubrieron las mentiras y los crímenes de lesa humanidad, permitiendo que el mundo entero viera las lacras que tenemos como “gobernantes”.

¿Habrá ofrecido Rosario Murillo, la sangre de los inocentes a las deidades a las que ella rinde culto?

Daniel Ortega y Rosario Murillo son unos monstruos. Estos actos que, en definitiva, son abominables, repulsivos y cobardes, son crímenes de lesa humanidad y no pueden quedar impunes. Los responsables de estas orgías de sangre, que ya todos conocemos, deben ser arrastrados ante los Tribunales Penales de Justicia y ser castigados con todo el peso de la ley.

Los autores intelectuales y los que ejecutaron las ordenes, deben pagar ante la justicia terrenal y ante la justicia divina.

“Los cobardes, incrédulos, abominables, asesinos, inmorales, hechiceros, idólatras y todos los mentirosos tendrán su herencia en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda”.

Apocalipsis 21:8

Lista de los niños y adolescentes asesinados por la dictadura sanguinaria Ortega-Murillo.

Tuit de Noviembre 29, 2018, donde indica que
hay 24 niños asesinados.

Richard Pavón Bermúdez (17 años)

Estudiante del colegio Gaspar García Laviana, de Tipitapa. Practicaba deportes y bailaba folclor. Fue asesinado, el 19 de abril de 2018. Testigos afirman que le dispararon desde la Alcaldía. Murió de varios disparos en la espalda.

El primer asesinado por la policía Orteguista

Álvaro Conrado Dávila (16 años)

Alvarito Conrado era estudiante del Instituto Loyola de Managua. Era deportista y tocaba guitarra. El 20 de abril 2018, llegó a repartir agua los jóvenes estudiantes que estaban protestando contra la dictadura cerca de la Catedral, y fue herido por los paramilitares de la dictadura. Fue trasladado al hospital Cruz Azul y murió por negligencia cuando le negaron atención médica. En su agonía dijo: “Me duele respirar”.

Alvaro Conrado

Hay enfermos por ahí que niegan lo sucedido, apuntando que sus compañeros lo mataron, para luego ir a beber guaro; el fanático irresponsable de Carlos Agaton, no se quien es, o si ese será su nombre, así lo afirma.

Carlos Alberto Bonilla (17 años)

Era bachiller y estudiaba una técnica en caja bancaria. Iba a estudiar inglés. Murió el 20 de abril; alrededor de las 6:30 de la tarde, por disparos de la policía, cuando regresaba de un ensayo de la banda donde tocaba el bombo, en Ciudad Sandino.

Carlos Alberto Bonilla

José Abraham Amador (17 años)

Era estudiante del cuarto año de la secundaria en el colegio Rafaela Herrera de Masaya. Su familia dice que quería ser veterinario. El 20 de abril, participó en las protestas en los alrededores del Mercado de Artesanías, cerca de la delegación policial. Murió por un disparo en el tórax que le perforó los pulmones.

José Abraham Amador

Jesner Josué Rivas (16 años)

Estudiaba sexto grado de primaria. El 22 de abril, cerca del PALÍ La Fuente en Managua, fue herido en el cuello por una bala “que provino del área donde estaban apostados varios policías”, según el GIEI /CIDH.

Jesner Josué Rivas

Gilberto Sánchez García (16 años)

Cursaba sexto grado de primaria en el Instituto Rigoberto López Pérez, Managua. Se unió a las protestas de los estudiantes de la UPOLI. Los universitarios denunciaron ante el GIEI, que miembros de la Juventud Sandinista lo había atropellado con un autobús el 17 de mayo 2018 cerca de una barricada.

Gilberto Sánchez García

Orlando Aguirre Córdoba (15 años)

El 30 de mayo asistió con sus amigos a la marcha en solidaridad con las Madres de Abril. Era la primera marcha a la que iba y lo hirieron en el tórax, cerca de la UNI. Falleció horas más tarde. Lo llamaban cariñosamente, “Orlandito”. Cursaba el sexto grado de primaria. Sus pasatiempos eran jugar el futbol y tocar la batería en la iglesia que frecuentaba.

Orlando Aguirre Córdoba

Junior Gaitán López (15 años)

Le decían “Pollito”. Estudiaba secundaria. Fue asesinado el 2 de junio durante un ataque de policías y paramilitares a los jóvenes que protestaban en barricadas por todo Masaya. Antes de morir suplicó al policía de no dispararle.

Junior Gaitán López

Elías Josué Sánchez Cuesta (17 años)

Trabajaba en un tramo en el mercado de Masaya y vivía en el barrio Fátima. Murió el 3 de junio de 2018. La mamá responsabiliza a los antimotines de haberle disparado. El disparo le dañó los pulmones.

Elías Josué Sánchez Cuesta

Elías Josué Sánchez Cuesta

Abraham Antonio Castro (18 años)

Tenía el apodo de “Patito”. Era reparador motos. Vivía en el barrio Carlos Rizo, de Jinotega. Participaba en las barricadas y marchas. Fue asesinado el ocho de junio, durante un ataque de paramilitares.

Abraham Antonio Castro

Sandor Manuel Dolmus Pineda(15 años)

Fue asesinado de un disparo en el pecho el 14 de junio 2018, cerca de su casa, en el barrio San Juan de León. Era monaguillo de la Catedral. Su familia dice que quería ser sacerdote. Admiraba a monseñor Silvio Báez.

Sandor Manuel Dolmus Pineda

Sandor Manuel Dolmus Pineda

Matías Pavón Ráudez (5 meses)

Murió quemado en el incendio del barrio Carlos Marx, en Managua. En total murieron seis miembros de la familia, 4 adultos y dos niños.

Matías Pavón Ráudez

Daryeli Velásquez Ráudez (2 años)

Murió calcinada junto a su hermanito, cuando policías sandinistas y paramilitares incendiaron la casa de su familia en el barrio Carlos Marx, porque se negaron a prestar el balcón para atacar a los autoconvocados.

Daryeli Velásquez Ráudez

Eliezer Isaac Collado. (17 años)

Asesinado de un disparo en el pecho por desconocidos que se movilizaban en una camioneta Hilux, en Ciudad Sandino, según el Cenidh y la Coordinadora de la Niñez de Nicaragua (Codeni).

Eliezer Isaac Collado

Teyler Lorío. (14 meses)

Murió el 23 de junio, día del padre. Tenía 14 meses. Recibió un disparo en la cabeza cuando su padre lo llevaba en sus brazos. Sus padres responsabilizan a la policía que rodeaba a estudiantes que se encontraban en las barricadas de las Américas Uno, Managua. El primer dictamen emitido por el Hospital Alemán, indicaba que su muerte había sido por arma blanca, y después lo cambbiaron por otro documento que decía que su fallecimiento era “sospecha de suicidio”.

Teyler Lorío

La madre del bebé Teyler Lorío muestra los documentos emitidos por el Hospital Alemán, ante los medios de comunicación.

Wender Francisco Rivera Narváez (17 años)

Fue asesinado de un disparo en la cabeza, por paramilitares encapuchados junto con la Policía Nacional, cuando regresaba de jugar fútbol con unos amigos. Su madre pertenece a la Asociación Madres de Abril, y ha denunciado el asedio constante que recibe ella y su familia, de parte de la policía y de los fanáticos de la dictadura.

Wender Francisco Rivera Narváez

Leyting Chavarría Pérez (15 años)

Tenía 16 años y estudiaba secundaria. Jugaba fútbol y le gustaban los videojuegos. Murió el 23 de junio, durante la “Operación Limpieza, cuando policías junto a paramilitares le dispararon en las barricadas del barrio Sandino, de los Jinotega.

Leyting Chavarría Pérez

Matt Andrés Romero (16 años)

Le gustaba el fútbol, las matemáticas y ayudaba a su abuela a hacer nacatamales. Matt fue asesinado el 23 de septiembre, durante la última marcha azul y blanco.

Matt Andrés Romero

One thought on “Daniel Ortega y Rosario Murillo: los Herodes de Nicaragua

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *