El nuevo Gobierno de Transición de Nicaragua deberá estar constituido por patriotas sin ningún pasado criminal

El nuevo Gobierno de Transición de Nicaragua deberá estar constituido por patriotas sin ningún pasado criminal

La falsa oposición en Nicaragua, subordinada a la oligarquía Sandinista y al Gran Capital, no están calificados bajo ninguna circunstancia para formar parte de un Gobierno de Transición. Su presunta complicidad con el régimen de plutocracia dictatorial y oligopolio, así como su pasado criminal y enriquecimiento ilícito los descalifica.

Por Álvaro Quintana Duarte

Adicionalmente, un análisis riguroso y objetivo a nivel individual, de cada uno de los miembros aglutinados en la Gran Coalición, difícilmente dará como resultado la existencia de algún patriota genuinamente comprometido con la instauración del nuevo Estado Democrático de Nicaragua.

Y no se trata de apelar a la justificación de que “quien esté libre de pecado que tire la primera piedra”. Todos somos pecadores. Pero en medio de la corrupción rampante en Nicaragua, no todos somos ni crimínales, ni ladrones, ni busca huesos, ni tenemos cola. Para calificar, por tanto, se aceptan pecadores, pero nada con el pasado.

No se busca pureza, pero si, cero pasado criminal y compromiso con la verdadera democracia. Simplemente carecen de autoridad moral. La que se gana, se mantiene y se pierde. Hoy por hoy, esa autoridad moral, presuntamente, no existe en ninguno de ellos. No es simple opinión. Es un hecho conocido por el pueblo, el cual habría que revisar a profundidad, otorgando el beneficio de la duda y la respectiva defensa.

El nuevo Gobierno de Transición de Nicaragua deberá estar constituido por patriotas sin ningún pasado criminal que estén comprometidos con la fundación del nuevo estado democrático de Nicaragua. El nuevo Gobierno de Transición debe ser útil, eficiente y eficaz.

Deberá contribuir a lograr la ejecución plena del contenido de un Plan de Gobierno o Nación, con el objetivo de tomar el poder como medio propicio para lograr la disolución total, estructural e irreversible del sistema de plutocracia dictatorial y oligopolio existente en alianza con el gran capital, con la restitución de Los bienes mal habidos por la dictadura, sus allegados y aliados.

Además, deberá emprender profundas reformas institucionales con vista a una nueva Constitución, sentando las bases del nuevo Estado Democrático de Nicaragua.

Esto permitirá a su vez, empezar y consolidar el crecimiento económico, el desarrollo humano y social, así como el orden y respeto requerido. Para ello, debe contar con personas impolutas y probas, garantizando que quienes acceden a la función pública sean idóneas, con experiencia comprobada y con la capacitación necesaria para ejercer el cargo.

El buen gobierno se refiere al ejercicio eficiente, eficaz y legítimo del poder y la autoridad para lograr los objetivos sociales y económicos conforme la voluntad del pueblo soberano de Nicaragua.

Ambos conceptos están asociados a la eficiencia, la cual procura alcanzar los objetivos de gobierno en forma transparente y sin desperdicio de recursos. La eficacia, la cual intenta lograr estos objetivos, manteniendo la estabilidad y credibilidad de las instituciones y el sistema político. Y la legitimidad, por medio de la cual el pueblo soberano reconoce el derecho de los gobernantes a ejercer el poder y la autoridad.

Para la construcción del nuevo y moderno Estado Democrático de Nicaragua, se requerirá una Junta de Gobierno de Transición cuyo número de miembros debería de ser idealmente de cinco y no mayor de siete. Deberá conformarse su gabinete de Gobierno y una Asamblea Constituyente.

Ya se mencionan número de miembros cerca de la docena de personas. Eso es un pésimo comienzo, que deja entrever desde ya la mala visión de un gran aparato gubernamental y burocracia totalmente inaceptable, por cuanto no conlleva al ejercicio eficiente y eficaz que deberá prevalecer en el nuevo Estado Democrático de Nicaragua.

La construcción del nuevo estado Democrático de Nicaragua requerirá la Administración del Proyecto de Ejecución del Plan de Gobierno o Nación. Como todo proyecto, cada pieza deberá entrelazarse con las demás con una coordinación tipo reloj.

Serán estrictamente identificadas todas las tareas que constituyan la “Ruta Crítica del Proyecto de Ejecución del Plan de Gobierno o Nación” Es decir, todas aquellas tareas cuyo atraso conlleve al atraso del proyecto.

“Cualquiera” tendrá tareas y acciones asignadas las cuales deberá ejecutar en total armonía con otro “Cualquiera”. Este “Cualquiera” será una persona responsable que trabajará con alto espíritu patriota e incansablemente por el bien de Nicaragua.

El alto número que algunos ya manejan para la Junta de Gobierno de Transición cercano a la docena de personas y la mala idea que esto representa se ilustra con esta breve historia; “Todo el Mundo”, “Alguien”, “Nadie” y “Cualquiera”.

Había una vez cuatro individuos llamados “Todo el Mundo”, “Alguien”, “Nadie” y “Cualquiera”.
Siempre que había un trabajo por hacer, “Todo el Mundo” estaba seguro de que “Alguien” lo haría.
“Cualquiera” podría haberlo hecho, pero “Nadie” lo hizo.
Cuando “Nadie” lo hizo, “Alguien” se puso nervioso porque “Todo el Mundo” tenía el deber de hacerlo.
Al final, “Todo el Mundo” culpó a “Alguien” cuando “Nadie” hizo lo que “Cualquiera” podría haber hecho”.

Reflexión:

Una de las fuentes de conflicto que más se presenta a nivel macro en las estructuras gubernamentales e inclusive a nivel micro en las empresas, resulta del hecho que no se cuide el nivel de responsabilidades y la correcta asignación de tareas a los colaboradores.

Tampoco basta con comunicar lo que cada persona va a efectuar, además hace falta contar con un cronograma, con instrucciones claras, lo menos ambiguo posible, indicación sobre las personas que pueden facilitar los recursos y lo más importante, es generar en todos y cada uno, la iniciativa para actuar en tanto se precise de su aporte.

El autor es Nicaragüense residente en EE.UU, Ingeniero Industrial con Maestría en Ciencias de Ingeniería y Administración de la Universidad Internacional de la Florida y varios postgrados en Ingeniería y Administración de Empresas.

Alvaro Quintana Duarte

Sígalo en Facebook/AlvaroQuintanaDuarte

Sígalo en Twitter/AlvaroQuintanaDuarte

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *