Enrique Sotelo Borgen: el reconocido abogado boaqueño que asumió la defensa de un agente de la CIA en 1986

Enrique Sotelo Borgen: el reconocido abogado boaqueño que asumió la defensa de un agente de la CIA en 1986

Por María Nicaragua

¿Quién era Enrique Sotelo Borgen?

Enrique Sotelo Borgen, pertenecía a una familia política conservadora muy conocida en nuestra ciudad de Boaco. Sus padres fueron don Cornelio Sotelo Duarte y doña Ena Borgen. Abro un paréntesis, para agregar que era tío de la profesora Aurita Sotelo Acevedo, asesinada por un sandinista, y a la cual dediqué un artículo el 2 de marzo de este año. Sotelo Borgen se había forjado una buena reputación profesional según dicen colegas y familiares. Se había especializado en política.

Detrás de sus anteojos de marcos oscuros y gruesos, daba la impresión de ser un poco arrogante. Aunque sus amigos decían que era tímido.

En los años 70’s, recién graduado de la carrera de derecho, Enrique Sotelo defendió a muchos sandinistas que eran juzgados por la dictadura somocista.

También, fue diputado del Partido Conservador Demócrata que era la oposición más fuerte que existía en 1984.

En 1984, entre los meses de febrero y marzo, varios ciudadanos boaqueños fueron acusados por la Revolución Sandinista de estar planificando células terroristas. Para ese entonces, el Jefe de la nefasta Seguridad del Estado, en Boaco, era el esbirro Manuel Fuertes, actual conyugue de la alcaldesa orteguista Karla Espinoza Peña.

Manuel Fuertes y Karla Espinoza Peña

Manuel Fuertes y sus secuaces, orquestaron una redada a las 6 de la mañana, y secuestraron con lujo de violencia, en sus hogares, a los siguientes ciudadanos: Francisco Cordero Montiel, (el cual quedó con profundas secuelas psicológicas a causa de las torturas), Santos Taleno, don Emilio Campos, don Roberto Mora, Ricardo Mora y Francisco Sotelo. Los familiares de los acusados recurrieron al doctor Enrique Sotelo Borgen para que fuera el abogado defensor.

En junio de 1984, le toca el turno a Sotelo Borgen de ser arrestado, junto a un ex miembro de la juventud conservadora. Se les acusa de participar en actividades contrarrevolucionarias y de estar al servicio de la CIA. A Sotelo Borge; le imputaban el delito de querer sacar de Nicaragua a un grupo de terroristas con pasaportes falsos. Sotelo estuvo preso durante 14 días en El Chipote, pero luego fue puesto en libertad sin cargos.

Enrique Sotelo Borgen, fue víctima de los vejámenes de la Revolución Sandinista. No sólo fue acusado y encarcelado sin pruebas, sino que fue víctima de la usurpación de un terreno en la subida de la calle principal de Boaco. El terreno lo había rentado a su primo Julio Sotelo para construir un centro de billares. Julio, conocido como “Julín”, con ayuda de su hermano, el entonces alcalde sandinista Hernán Sotelo le robó el terreno.

El Doctor Enrique Sotelo Borge, defendió a muchos presos políticos de Nicaragua en los 80’s. Se dice que era uno de los abogados más experimentados de los TPA (Tribunales Populares Anti Somocistas). El caso más sonado – y al cual voy a referirme más adelante – fue la defensa de un gringo agente de la CIA (Central de Inteligencia Americana).

Enrique Sotelo Borgen y el caso Hassenfus

La vida siempre tiene reservada, para cada persona, sorpresas o desafíos. En el caso de Sotelo Borgen, el destino le tenía reservada una experiencia que obviamente nunca imaginó. Dos años más tarde de su encarcelamiento acusado de contrarrevolucionario; el nombre y el rostro de Enrique Sotelo Borgen, trascendieron las fronteras gracias a los medios de comunicación internacionales, por haber asumido la defensa de Eugene Hasenfus, de origen americano y ex veterano de la guerra de Vietnam. Hasenfus introducía armas destinadas a la contrarrevolución que luchaba en las montañas, para derrocar al régimen marxista dirigido por los 9 delincuentes de la Dirección Nacional del FSLN.

El derribo del avión y la captura de Hasenfus

José Fernando Canales y Raúl Acevedo con Hasenfus

El domingo 5 de octubre de 1986, un pequeño avión Hércules C-123K piloteado por el ciudadano norteamericamericano Williams Copeer, y Wallalace Blane Sawyer como copiloto, entra en territorio nicaragüense. En
él habían trasladado y ya habían lanzado 13 mil libras de armas, 100 mil cartuchos para fusiles AK-47, 60 AK-47 plegables, 60 RPG-7 y 150 pares de botas marca “jungla”.

Mostrando las armas como pruebas

Hasenfus ffya había participado en diez vuelos de abastecimiento de armas y otros petrechos militares para los contras.

Los autores del derribo del avión fueron dos soldados del Servicio Militar: José Fernando Canales y Byron Montiel. El avión explotó en el aire, cayendo a tierra en el lugar conocido como “El Tule” a 30 kilómetros al norte de la ciudad de San Carlos, en el departamento de Río San Juan”.

Fernando Canales, Raúl Acevedo y Byron Montiel condecorados por Ejército Popular Sandinista

Los tripulantes del Hércules C-123K eran cuatro: El piloto William Cooper y el copiloto Wallace Blane Sawyer (ambos norteamericanos), el radioperador de la nave, Freddy Vilchez (de origen nicaragüense), y miembro de la Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN). Estos tres fallecieron durante la explosión del avión. Eugene Hasenfus, responsable de lanzar el cargamento, tuvo tiempo de saltar con un paracaídas.

Hasenfus permaneció oculto entre los matorrales hasta la mañana del día siguiente 6 de octubre. ¡Rendite gringo o te volamos verga! Le gritó Raúl Antonio Acevedo, soldado del SMP al encontrarlo acostado sobre su paracaídas. Dicen que Hasenfus no opuso resistencia y se dejó amarrar las manos. Los medios oficialistas de la época, se encargaron de difundir las fotos y los videos de la captura. Se podía observar cuando los tres soldados lo llevaban tirado de una cuerda como un perro.

Unos días después Fernando Canales, Raúl Acevedo y Byron Montiel fueron condecorados con medallas de oro por el Ministro de Defensa de Nicaragua, Humberto Ortega.

El proceso

Durante el juicio, Hasenfus reconoció su participación en las operaciones de abastecimiento de armas a la contra y “declaró que el avión en el que viajaba había salido de la base salvadoreña de Ilopango, bajo control de Estados Unidos”. Eugene Hasenfus, de 45 años de edad, fue condenado a 30 años de cárcel el 17 de noviembre de 1986.

Los familiares de Hasenfus y el Gobierno norteamericano efectuaron un sinnúmero de gestiones ante el régimen sandinista para conseguir su liberación, (no se sabe a cambio de qué), antes de Navidad de 1986. Finalmente, fue beneficiario de un indulto, ya que el régimen quería mostrar su “generosidad” con el gringo ante la comunidad internacional. Fue liberado el 17 de diciembre del mismo año.

Fuentes

Revista Envío Número 65 | Noviembre 1986

Diario El País 17 de diciembre 1986

La Prensa 06-09-2015

One thought on “Enrique Sotelo Borgen: el reconocido abogado boaqueño que asumió la defensa de un agente de la CIA en 1986

  1. Mi padre Francisco Almanza, Antonio Gomes y Oracio Rojas Fueron victinas de estos desgraciados por unirce a una protesta alas madres Boaqueñas en la Crus Roja y ser miembros de el partido liberal.. Antonio Gomes fue un líder en Boaco…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *