Greta Thunberg, candidata perfecta para el Premio Nobel de la Paz, lo cual es, una parodia de sí misma

Greta Thunberg, candidata perfecta para el Premio Nobel de la Paz, lo cual es, una parodia de sí misma

El Premio Nobel De La Paz, se ha prostituido desde el mismo momento que se lo otorgaron a Yasser Arafat.

Medallón de Oro del Premio Nobel

Publicado en el BostonHerald

Por MICHAEL GRAHAM | PUBLICADO: Febrero 4, 2020 a las 7:18 pm | UPDATE: Febrero 5, 2020 a las 6:54 am

¡Dáselo a Greta!

Los cínicos se ríen de informes no confirmados(En un artículo del New York Post, esto ha sido confirmado)de que Greta Thunberg, la kvetcher sueca o la llorona del clima, de 17 años, ha sido nominada para el Premio Nobel de la Paz 2020. Piensan que es ridículo honrar a un adolescente con problemas para entender sobre ciencias y cuyas únicas contribuciones a la paz mundial son no ir a la escuela y gritar “¡¿Cómo te atreves ?!” a todos los adultos que no montan sus yates con energía solar para que puedan funcionar.

“La activista climática adolescente Greta Thunberg ha sido nominada para el Premio Nobel de la Paz 2020 por dos legisladores suecos, dijeron el lunes en un informe. Jens Holm y Hakan Svenneling, miembros del Partido de Izquierda de Suecia, dijeron que Thunberg, de 17 años, “ha trabajado duro para que los políticos abran los ojos a la crisis climática”.

The New York Post Febrero 3, 2020

Pero creo que es la persona perfecta para llevar el manto del Premio Nobel que alguna vez usó el terrorista Yasser Arafat y Barack “Acábalos a todos con Drones” o “Drone‘ Em All “Obama.

El Premio Nobel de La Paz para Yasser Arafat fue Un Premio Nobel no tan Noble.

De hecho, mejor aún, Greta Thunberg es la ganadora del Premio de la Paz que nos merecemos.

En el pasado, el Premio Nobel fue para personas como el sobreviviente del Holocausto Elie Weisel y el campeón de derechos civiles Dr. Martin Luther King, Jr. Su lucha por la paz atravesó gulags y cárceles, a través de guanteletes de violencia. Sufrieron por sus creencias y, sin embargo, los apoyaron. Esos fueron los ganadores del Premio Nobel del pasado.

Desde entonces, el premio ha sido otorgado a “La Unión Europea”: ricos burócratas continentales cuya mayor lucha es encontrar un conveniente pied-à-terre o una casa ocasional para sus amantes; y el ex vicepresidente Al Gore, quien parece que nunca se ha perdido una comida, y mucho menos sufrió por una causa.

El gran sacrificio de Greta Thunberg por la paz mundial está creciendo en uno de los países más ricos, de la era más rica de la historia de la humanidad. Desde su desayuno vegetariano gourmet por la mañana hasta que apaga su iPad y se queda dormida por la noche, ella está viviendo una vida de lujo inimaginable para los europeos hace solamente 40 años. Un estilo de vida hecho posible por los combustibles fósiles y los productos derivados del petróleo.

Se supone que debemos admirar su sacrificio por tomar un yate “verde” a través del Atlántico para dar un discurso en Nueva York. ¿Qué hay que admirar? Qué—- ¿Remó parte del camino? No. Ella se sentó en el bote que transmitía Netflix mientras otros hacían el trabajo, y cuando llegó a Nueva York, los propietarios del yate tuvieron que poner a dos miembros de la tripulación en un avión de alto rendimiento o “vomitadores de Monóxido de Carbón” para regresar el yate.

Greta Thunberg navegando a través del Atlántico en un yate de cero emisiones para la cumbre climática de la ONU
~CNN

Mientras tanto,

¿dónde está el mundo más necesitado de paz? ¿Está en el mundo próspero que se construyó la energía de carbono? No, está en lugares como África y Medio Oriente donde la pobreza y el deseo alimentan la violencia y el derramamiento de sangre.

Si escuchamos a Thunberg, mil millones de personas que actualmente viven sin acceso a energía confiable, sin acceso de agua, aire acondicionado, atención médica y los trabajos que todo esto trae, se verían obligados a seguir viviendo-sin las comodidades a las cual estamos acostumbrados, porqué negarles ese placer de tener el privilegio en el cual vivimos ¿Estas personas desesperadas van a aceptar pacíficamente el estilo de vida del tercer mundo que quiere imponerles?

Vivimos en un mundo donde la señalización de la virtud cuenta más que la virtud real, donde esperar la paz es más admirable que usar la fuerza contra el mal para hacer de la paz una realidad.

En este mundo, Greta Thunberg ya es una ganadora. Somos los demás los que perdemos.

Dáselo a Greta.

¡¡¡Te reto!!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *