Nicaragua protege a delincuentes internacionales

Nicaragua protege a delincuentes internacionales

“El gobierno de Daniel Ortega ha convertido a Nicaragua en un refugio seguro para delincuentes internacionales, al albergar narcotraficantes, terroristas y ex políticos corruptos, dicen expertos en seguridad.”

Julieta Pelcastre

Lea el artículo original en inglés, en este enlace—>> Diálogo

Los ciudadanos nicaragüenses realizan una “protesta instantánea” en Managua el 17 de enero de 2019. En este tipo de protesta, los manifestantes se reúnen durante unos minutos y luego se dispersan antes de que llegue la policía para arrestarlos. (Foto: Inti Ocon / AFP)

“Estamos presenciando la ruptura total entre el gobierno nicaragüense y las democracias latinoamericanas. Ortega no está interesado en seguir los estándares internacionales de seguridad; en cambio, actúa de acuerdo con sus necesidades políticas “, dijo a Diálogo Jorge Serrano, un académico del Centro Peruano de Estudios Superiores Nacionales. “Él sabe que está interrumpiendo el orden democrático al otorgar la ciudadanía a los fugitivos”.

Nicaragua firmó un tratado de extradición con países centroamericanos en 1987. Sin embargo, el último prófugo en obtener la ciudadanía nicaragüense, en julio de 2019, fue el ex presidente salvadoreño Mauricio Funes (2009-2014), a quien se le concedió asilo en el país en 2016, dijo el Gaceta Oficial de Nicaragua.

Diego Roberto Funes Cañas, hijo de el expresidente Salvadoreño y también prófugo de la justicia Mauricio Funes

El 22 de marzo, la Corte Suprema de El Salvador pidió a las autoridades nicaragüenses que extraditaran a Funes, acusado de lavado de dinero y malversación de fondos públicos por $ 351 millones. Tanto él como su hijo, Diego Roberto Funes Cañas, aparecen en la lista del Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua, ganando altos salarios, dijo el periódico nicaragüense La Prensa.

En agosto de 2018, el empresario y operador político guatemalteco Gustavo Adolfo Herrera Castillo, que tiene una orden de arresto de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala por lavado de dinero y corrupción, también recibió asilo político en Nicaragua. Otro jefe de estado que encontró protección con Ortega es el ex primer ministro de Tailandia, Thaksin Shinawatra, acusado de corrupción y de alentar protestas violentas en la capital, Bangkok, que causaron varias muertes y más de 100 heridos.

El Guatemalteco Gustavo Herrera, operador político del Partido Patriota, permanece prófugo de la justicia por este caso.

“Ortega otorga asilo a personas de reputación cuestionable. El país está inundado de narcotraficantes, terroristas, personas corruptas y delincuentes de derechos humanos ”, dijo Marcos Carmona, director de la organización no gubernamental Comité Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos en Nicaragua, al portal de noticias en línea Nicaragua Investiga. Mientras tanto, el libro Reagan’s War on Terrorism in Nicaragua: The Outlaw State, de Phillip W. Travis, profesor del State College of Florida, indica que muchos miembros del grupo terrorista vasco ETA llegaron a Nicaragua en la década de 1980, bajo protección sandinista.

El ex líder fugitivo de Tailandia, Thaksin Shinawatra, ahora tiene un pasaporte nicaragüense, lo que complica los esfuerzos para extraditarlo.

“Ortega no actuaría de esta manera si no tuviera el apoyo directo de Venezuela, la orientación estratégica de Cuba, y también Rusia y China en el fondo, como una forma de desestabilizar a las Américas “, concluyó Serrano. “El régimen nicaragüense busca permanecer en el poder mediante el uso de la represión mientras protege a los delincuentes, independientemente de la imagen del país en el mundo”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *