Por qué Maria Nicaragua protege su identidad.

“Hay diferentes razones para ocultar la identidad.”

La Bandera Azul Y Blanco

Nota: Maria Nicaragua, contribuye a esta página web.

Por María Nicaragua

¿Por qué protejo mi identidad?

Seguramente que muchos se mueren de curiosidad por saber quién soy. Algunos se atreven a enviarme mensajes privados para preguntármelo bajo el juramento de no revelarlo a nadie. Algunos se creen más vivos que yo y me tienden trampas en las que no logran hacerme caer.

En el pasado, muchas mujeres que querían ejercer carreras profesionales que sólo los hombres tenían derecho a ejercer, se vieron obligadas a usar seudónimos masculinos para evitar los prejuicios machistas. Los motivos étnicos nos llevan también a utilizar seudónimos.

Hay diferentes razones para ocultar la identidad. Muchos personajes reconocidos en el mundo musical, literario, científico, filosófico, político y militar han tenido algunas veces que ocultar su verdadera identidad; unos por inseguridad respecto a sus talentos, otros por miedo a la discriminación y al desprecio, hay quienes lo hacen por intereses profesionales, legales y económicos.

En el caso de los activistas políticos, ambientalistas y pro derechos humanos, ocultan su identidad por el peligro de ser agredidos, encarcelados y hasta asesinados por quienes se sienten “amenazados” por las actividades ideológicas que éstos realizan. Si todos fuéramos a la cárcel no podríamos seguir la lucha. Cada quien trabaja desde su trinchera utilizando sus propios talentos, ya sean intelectuales, artísticos o su habilidad con la tecnología.

Por poner unos ejemplos:

El sacerdote Georges Lemaître de origen belga, astrónomo, físico, matemático y filósofo, gran colaborador y amigo de Albert Einstein; reconocido como el padre del Big-Bang y por su teoría del átomo primitivo; durante el período de la Segunda Guerra Mundial debió utilizar un seudónimo cuando tuvo que ayudar a las Fuerzas Aliadas a descifrar los códigos de comunicación nazi.

Georges Lemaître,(d) y Albert Einstein(i)

Lucila Godoy Alcayaga, conocida como Gabriela Mistral, escritora, activista política y feminista, y Premio Nobel de Literatura 1945, Ricardo Eliécer Neftalí Reyes- Basoalto, escritor, poeta, activista político y Premio Nobel de Literatura 1971 era Pablo Neruda, Joaquín Salvador Lavado, el autor de Mafalda, utilizó el seudónimo Quino. Como vemos, estos son algunos famosos que han tenido que ocultar su identidad por razones ideológicas.

Lucila Godoy Alcayaga su seudónimo Gabriela Mistral

Pero, para qué ir tan lejos, aquí en Nicaragua, Carlos Mejía Godoy usó seudónimo cuando compuso la famosa canción Quincho Barrilete y la cual fue interpretada por Eduardo “Guayo” González en el Festival OTI de 1977 en Madrid, ganando el primer lugar. Carlos era un férreo opositor a la dictadura somocista por lo cual era perseguido y debió exiliarse en Costa Rica.

Les hablo ahora de los seudónimos de guerra.

Tanto los miembros de la Legión Francesa durante la Primera Guerra Mundial, así como la Resistencia Francesa en la Segunda Guerra Mundial, usaban “alias” para proteger su identidad. Y qué decir de las Tropas Irregulares o Guerrillas, en las revoluciones de Europa del Este y de América Latina. El FSLN es un ejemplo muy cercano de que en su lucha contra la dictadura de Anastasio Somoza Debayle, los cuadros más importantes de esa agrupación, utilizaban seudónimos para proteger su identidad y poder movilizarse con más facilidad en el territorio nacional y fuera de él. De esta manera ejecutaban acciones utilizando falsos nombres y claves para comunicarse entre ellos sin ser descubiertos por la Guardia Nacional de Somoza.

Revolución Cívica del 19 de Abril del 2018

Ya todos conocemos los hechos, así que no me voy a detener sobre lo acontecido en el año 2018 en Nicaragua. Lo que me interesa abordar es que, debido a la persecución constante y al peligro de muerte que corremos junto a nuestras familias, los activistas cívicos contra la dictadura sangrienta de los Ortega-Murillo, algunos hemos optado por PROTEGER nuestra identidad y poder seguir manifestándonos y expresándonos libremente a través de las redes sociales. Esta es una de las más grandes luchas que podemos realizar, ya que, el régimen terrorista nos ha coartado nuestro derecho a la manifestación en las calles. Nuestra protesta es ahora a través de las redes sociales, para denunciar ante el mundo, los crímenes de lesa humanidad de los monstruos Ortega, Murillo y sus esbirros. Queremos que todo el mundo sepa lo que ocurre en nuestro país.

Se han logrado muchas cosas a través del Activismo Digital. Hemos logrado atravesar las fronteras. Nadie nos detiene ni nos detendrá. Dado la persecución a la prensa independiente y que los medios oficialistas están contaminados con el adoctrinamiento, el servilismo y la información falsa, lo único que nos queda es sacarle provecho a las redes sociales y transformarlas en canales de comunicación e información verídica para sostener la lucha cívica contra la dictadura.

Si muchos han sido encarcelados y asesinados por el simple hecho de ondear la bandera y cantar el himno Nacional, imaginémonos lo que podría ocurrirnos a los que realizamos activismo ideológico digital contra este Estado terrorista, si reveláramos nuestra identidad. Yo sé que muchos estarán de acuerdo conmigo porque saben el peligro que corremos. Ellos están en la misma situación que yo.

Lo siento mucho por las veces me han confundido con otras personas. Les pido disculpas con sinceridad. Espero sean indulgentes conmigo, si no, háganlo por la PATRIA.

En mi caso personal, desde hace cinco (5) años utilizo Facebook para apoyar la causa de los campesinos y para solidarizarme con los líderes opositores que luchan de manera honesta y con ética, contra este régimen que ha extendido sus tentáculos a todos los niveles de las estructuras del Estado. Para mí, Facebook es una herramienta de lucha contra la injusticia y no un pasatiempo. Les confieso que aun tengo muchas cosas que aprender con respecto a esta herramienta.

A mí no me interesan los likes, mucho menos me interesa exponer mi vida privada y la de mi familia en la plaza pública. Lo que bebo o lo que como, que cuántos viajes hago al año, la ropa que me pongo, el carro que utilizo, etc., no le interesa a nadie. No me interesa que me digan que soy bella, que si parezco joven, que si tengo una bella familia o un bello matrimonio. No vivo de los halagos de la gente ni me siento valorizada a través de los ojos de los demás. Tengo
muchos defectos como todo mundo pero si hay algo que no tengo es dependencia afectiva ni narcisismo.

Respeto a los que les gusta exhibir su vida, sus bienes materiales y a su familia en las redes sociales. Sólo ellos conocen las razones que tienen para hacerlo. Yo, hablo por mí, no por los otros.

Algunas personas me han preguntado por qué no doy la cara, que ellos ponen su foto en su perfil porque no tienen nada que ocultar; yo les respondo, con mucha seguridad y convicción, que yo no tengo nada que probarle a nadie.

Cuando me dirijo a las personas, en los intercambios que tenemos, lo hago siempre con respeto. No tengo la costumbre de utilizar vocabulario vulgar ni cuando hablo ni cuando escribo. Ni siquiera cuando los sapos destilan veneno contra mí o contra nuestra Iglesia y nuestros pastores poniendo a prueba mi “santidad”. Siempre trato de guardar la compostura.

Hay quienes ocultan su identidad para hacer daño a sus semejantes por mórbido placer. Los sapos, cuando no tienen argumentos sólidos y justos, recurren al insulto y a los montajes obscenos y denigrantes contra los Azul y Blanco para vengarse. Yo jamás haría eso contra ellos. Eso sería una gran bajeza. Me serviré siempre de las expresiones y de los medios civilizados para continuar mi lucha. Jamás incitaré a la violencia contra los serviles del régimen. Pero, les advierto sapitos, no me detendré jamás y seguiré denunciando las atrocidades de sus amos; y las ignominias que ustedes, servilmente, cometen contra el pueblo Azul y Blanco a través de los CPC, la JS y los CLS.

No olvidemos nuestro objetivo. La unión hace la fuerza, “Juntos somos un volcán”, “El pueblo unido, jamás será vencido”, son algunas de las consignas que hemos gritado durante esta lucha contra la dictadura Ortega-Murillo. Es lo que me motiva a cerrar filas alrededor de mis hermanos activistas Azul y Blanco, apoyándolos, colaborando en la redacción de artículos, compartiendo, reproduciendo material audio-visual etc., para no dejar caer este proyecto cívico y patriótico que ha costado dolor y muerte al pueblo nicaragüense. Que las muertes de nuestros héroes y mártires no sea en vano.
Los exhorto, a todos ustedes los que leerán este artículo, a que utilicemos las redes sociales con responsabilidad, con prudencia pero sobre todo, con ética y moral. No olvidemos la dignidad de las personas, incluso la de los sapos, y nuestra propia dignidad.

¡Yo no me callo hasta que el dictador se vaya!

María Nicaragua

Siga a María Nicaragua en Facebook/MariaNicaragua

Lea algunas de las contribuciones de María Nicaragua

1 thought on “Por qué Maria Nicaragua protege su identidad.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.